¿Es posible aportar documentos una vez concluido el plazo de alegaciones?

El criterio de Hacienda frente al momento en el que los documentos no aportados en el plazo de alegaciones pueden presentarse finalmente ha sido modificado tras una sentencia de unificación de doctrina del Tribunal Supremo.

La decisión sobre si es admisible la aportación de pruebas y documentos una vez ha concluido el trámite de alegaciones ha sido siempre objeto de controversia entre Hacienda y el contribuyente. Al ser una cuestión en la que entra en juego el derecho a la tutela judicial efectiva, al contribuyente no le parece suficiente garantía lo establecido por el artículo 96.4 del Real Decreto 1065/2007, que regula las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria, y que regula este supuesto. Este artículo nos dice que no se puede aportar documentación adicional una vez concluido el plazo de alegaciones salvo una excepción, que no hubiera sido posible aportarlo previamente y que no se haya dictado resolución.

¿Es posible aportar documentos una vez concluido el plazo de alegaciones?

Una sentencia del Tribunal Supremo, adoptada por el TEAC y aceptada por Hacienda,  modifica el tradicional criterio en el que era norma el rechazo de cualquier documentación presentada fuera de plazo.

Bien, parece evidente que algo tan determinante como la aportación de pruebas en un proceso tributario no puede tener un elenco de supuestos tan restrictivo y dejar esta consideración al arbitrio de la administración pudiera parecer peligroso, es por ello, que afortunadamente el TS se ha pronunciado ya varias veces al respecto y considera que siempre ha de tenerse en cuenta los nuevos documentos que se aporten, como se desprende de la sentencia del Tribunal Supremo nº 684/2017, Rec. 615/2016 de fecha 20 de abril del 2017:

“el rechazo de la documentación aportada por el contribuyente en sede de reposición, por entender que la documentación necesaria para la resolución del expediente tiene el límite temporal otorgado por la Administración en sus actuaciones de comprobación, supone volver a una concepción meramente revisora de los procedimientos de revisión que hace mucho tiempo que ha sido superada.

 

…La conclusión a la que se llega no es sino lógica constatación del hecho que si en vía económico-administrativa y en vía judicial es posible aportar la documentación que el actor estime procedente para impugnar la resolución tributaria, parece mucho más lógico que pueda hacerse antes en el discurrir procedimental y aportarse en el primero de los medios de impugnación que pueden ejercitarse”.

En consecuencia, el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) a la vista del criterio sentado por el Tribunal Supremo en su sentencia del 02-11-2017 concluye entendiendo:

“que el contribuyente puede aportar a los Tribunales económico administrativos documentos y pruebas que no aportó en sede del procedimiento de comprobación pero ha de tratarse de documentos o pruebas que justifiquen materialmente lo pretendido por el sujeto pasivo sin que sea preciso que el Tribunal Económico Administrativo despliegue una actividad de comprobación e investigación que le está vedada, ya que la función del Tribunal económico administrativo es la de valorar la prueba y no la de investigar.”

Finalmente, Hacienda ha aceptado este criterio y los contribuyentes podrán aportar documentos no aportados previamente en fase de alegaciones sin que puedan ser rechazados, solo con la limitación de que la nueva documentación aportada no suponga una actividad de investigación por parte del tribunal.

Alberto Ferrer Medina
Emede ETL Global

Aclaraciones sobre la hipoteca unilateral como garantía de deuda tributaria

Por fin, tenemos criterio para las hipotecas unilaterales en garantía de aplazamientos y fraccionamientos.

La tributación de las hipotecas unilaterales de los deudores, por deudas tributarias, frente a la Agencia Tributaria u otros organismos por tributos exigidos se ha visto aclarada por la reciente Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central visto en recurso extraordinario de alzada para unificación de criterio, de fecha 3 de diciembre de 2013 con numero 00/947/2013,

Tanto en periodo voluntario como ejecutivo, en los que el deudor pretende efectuar un aplazamiento y/o fraccionamiento de la deuda tributaria con una garantía hipotecaria sobre un bien inmueble propio o de un tercero que lo presta, formalizando una escritura publica de hipoteca unilateral a favor de la AEAT o del organismo que corresponda para garantizar el aplazamiento y/o fraccionamiento solicitado y concedido con el requisito de formalizar dicho tipo de garantía.

Hasta ahora, las distintas Comunidades Autónomas venían interpretando que la operación de hipoteca unilateral se encontraba sujeta al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos y Actos Jurídicos Documentados (ITD/AJD), en la modalidad de AJD y el sujeto pasivo era el deudor frente a la AEAT u otro organismo que solicitaba el aplazamiento y/o fraccionamiento con la garantía de una hipoteca sobre un bien inmueble a favor de dicho organismo. Pues por fin todo se ha aclarado:

  • Si la hipoteca unilateral es constituida por un particular, no sujeto pasivo del Impuesto sobre el valor añadido (IVA), la operación queda sujeta al ITP/AJD, en la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas, al tipo de gravamen del 1%; sin embargo, si la AEAT o el organismo que mantiene la deuda tributaria acepta dicha hipoteca, al tratarse de un derecho real, el sujeto pasivo será el acreedor hipotecario, el organismo publico, y la operación quedara exenta al cumplir los requisitos para la aplicación de la exención subjetiva. Si no se acepta la hipoteca, la operación de hipoteca unilateral tributará por la modalidad de AJD, documentos notarial con cuota gradual, siendo el sujeto pasivo el adquirente del bien o derecho, en este caso, igualmente, el organismo publico, por lo que quedara exento de tributación al aplicar de nuevo los requisitos de exención subjetiva de la normativa ITP/AJD.
  • Si la hipoteca unilateral es constituida por un empresario o profesional, es una operación sujeta al IVA y el sujeto pasivo será el organismo publico que mantiene la deuda, como adquirente del derecho, y quedará exenta por aplicación de los requisitos de exención subjetiva de la normativa del ITP/AJD.

Como siempre, esperamos que esta información sea valiosa para vosotras y vosotros.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Exención de créditos hipotecarios a efectos del ITP y AJD (hasta ahora sólo se aplicaba a los préstamos)

Pocas veces en la vida tributaria nos podemos encontrar tan felices, además, después de la vuelta de las vacaciones. Nos acabamos de encontrar encima de la mesa una Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) de fecha 16 mayo 2013 donde se aplica la exención del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados prevista en la Ley 2/1994 cuando se otorga, según el caso expuesto, una escritura de modificación del tipo de interés en el que se establece un interés fijo para un primer período y un interés de referencia al aplicado en el mercado de capitales de Madrid (MIBOR) en períodos posteriores. La gran novedad: se trata de un crédito y no de un préstamo.

Hay que advertir que hasta ahora hay diversidad en los pronunciamientos de los diferentes tribunales sobre este tema. Como suele ocurrir con las sentencias que sientan jurisprudencia innovadora, hay algunos que no comparten el criterio del TEAC y otros que sí lo comparten. Al igual que encontramos respuestas a varias consultas que no comparten el criterio del TEAC en la doctrina de la Dirección General de Tributos.

La clave del cambio de criterio lo da la propia resolución del Tribunal Económico Administrativo Central aplicando una lógica aplastante pues indica que: aunque desde una perspectiva civil la naturaleza y finalidad de ambas figuras pueden ser distintas; considera que desde un punto de vista fiscal, concretamente a efectos de ITP y AJD, la tradición los ha equiparado. Si además añadimos que las entidades de crédito no diferencian claramente el crédito del préstamo en sus productos. No descubrimos aquí que, en muchas ocasiones, encontramos las características de ambas simultáneamente en productos ofertados por entidades financieras, por ejemplo, sin tener en cuenta para la denominación de un producto como crédito que la entrega del capital no se realiza en su totalidad al inicio de la operación.

El TEAC entiende que en las sucesivas leyes modificadoras del mercado hipotecario aprobadas tras la Ley 2/1994 pretenden conseguir la igualdad de tratamiento de los diversos tipos de préstamos y créditos hipotecarios existentes en el mercado.

Por último, el TEAC considera que estas conclusiones no implican una extensión analógica de la norma sino una interpretación de las normas jurídicas adaptadas a nuevos tiempos y que, por lo tanto, no vulneran la prohibición de analogía que prevé el artículo 14 de la Ley General Tributaria.

Por fin, los usos y costumbres vuelven a ser fuente del Derecho, asunto que estudiamos en los manuales de inicio al Derecho Civil, pero que en el Tributario no lo vemos con frecuencia. Estamos de enhorabuena.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP