Todo sobre la factura simplificada

Según el Reglamento de Facturación hoy en día existen dos tipos de facturas, la factura completa y la factura simplificada que es la que sustituye a los tickets o tiques.

Por norma general se debe expedir factura completa, pero existen ciertos casos en los que se pueden emitir la factura simplificada, que son los que vamos a analizar.

Según el artículo 4 del Reglamento de Facturación se podrá emitir factura simplificada en los siguientes casos:

  • Cuando el importe de la operación no supere los 400 euros (IVA incluido)
  • Cuando deba expedirse una factura rectificativa.
  • Cuando el importe no supere los 3.000 euros (IVA incluido) en los siguientes casos:
    1. Ventas al por menor.
    2. Ventas o servicios de ambulancia.
    3. Ventas o servicios a domicilio del consumidor.
    4. Transporte de personas y sus equipajes.
    5. Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes bares y similares, así como el suministro de comidas y bebidas para consumir en el acto.
    6. Salas de baile y discotecas.
    7. Servicios telefónicos prestados mediante cabinas o tarjetas magnéticas o electrónicas recargables que no permitan la identificación del portador.
    8. Servicios de peluquerías e institutos de belleza.
    9. Utilización de instalaciones deportivas.
    10. Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.
    11. Aparcamiento de vehículos.
    12. Servicios de videoclub.
    13. Tintorerías y lavanderías.
    14. Autopistas de peaje.
  • Los autorizados por el Departamento de Gestión Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

No se podrá emitir factura simplificada en los siguientes casos:

  • Entrega intracomunitaria de bienes.
  • Ventas a distancia.
  • Operaciones localizadas en el territorio de aplicación del impuesto en las que el proveedor no esté establecido en dicho territorio, se produzca la inversión del sujeto pasivo y el destinatario emita la factura en nombre del proveedor.
  • Cuando la operación se realice fuera de la Unión Europea.
  • Cuando la operación se localice en otro estado miembro y el destinatario no expida la factura por cuenta del proveedor.

El contenido de la factura simplificada viene regulado por el artículo 7 del Reglamento de facturación y en todo caso debe ser:

  • Número y serie de factura, que en todo caso debe de ser correlativo en fecha y número.
  • Fecha de expedición.
  • Fecha en el que se haya efectuado la operación siempre que se trate de una fecha diferente a la de facturación.
  • Número de Identificación Fiscal y razón social o nombre y apellidos del emisor de la factura.
  • Identificación del bien o servicio prestado.
  • Tipo impositivo aplicado e importe cuota.
  • Contraprestación total.
  • En el caso de que rectifique a una factura, la referencia de la factura a la que rectifica y el motivo.

Hay que tener en cuenta que en el caso de que el destinatario de la factura sea una empresa, empresario o profesional para que el IVA sea deducible deberán reflejar en los datos de la factura simplificada el NIF del destinatario y domicilio, así como consignar el importe de la cuota de IVA de forma separada.

Como siempre, espero que el contenido os resulte útil para pulir esos detalles de facturación que a veces descuidamos…

Fátima Doblas Lara
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Cómo hacer una factura rectificativa

Siempre que nos encontramos ante la situación de tener que hacer una factura rectificativa, nos asaltan las dudas sobre cuáles son los requisitos y el concepto que debe incorporar la misma. En este post, intentamos resumir estas cuestiones para que podáis hacerlas con más confianza.

Una factura rectificativa es aquella que modifica a otra factura que hemos emitido anteriormente y que corrige algún dato que es erróneo.

En primer lugar vamos a ver cuáles son los casos en los que podemos emitirlas para lo cual nos dirigimos al artículo 15 del Reglamento de Facturación siendo los siguientes:

  1. Cuando la factura que se emitió no cumpla algunos de los requisitos de los artículos 6 ó 7 del Reglamento de facturación. Esto es que contenga algún error en el contenido de la factura. (Falta o error en los datos del emisor o receptor, fecha, numeración, error en la descripción del concepto de la factura).
  2. Cuando las cuotas repercutidas se hubiesen determinado incorrectamente, o bien se hubieran producido las circunstancias que según lo dispuesto en el artículo 80 del LIVA dan lugar a la modificación de la base imponible y que pasamos a enumerar a continuación:
    • En el caso de devolución de envases y embalajes reutilizables, no obstante si su suministro es regular no será necesaria la expedición de factura, sino que se podrán incluir los datos en la factura del suministro.
    • Descuentos o bonificaciones otorgados con posterioridad al momento de la realización de la operación.
    • Cuando por resolución firme queden sin efecto total o parcialmente las operaciones reflejadas en la factura o bien se modifique el precio con posterioridad a la emisión de la factura.
    • Para recuperar cuotas repercutidas en el caso de créditos incobrables. Podéis ampliar información en nuestro post sobre este tema: Cuotas repercutidas incobrables: plazos para la modificación voluntaria de la base imponible.
    • Cuando el destinatario de las operaciones no haya hecho efectivo el pago de las cuotas repercutidas y siempre que con posterioridad a la fecha del devengo de la operación se dicte auto de declaración de concurso.

En cuanto al contenido y forma de la factura rectificativa deberemos tener en consideración que la expedición de la factura deberá realizarse tan pronto como el obligado a expedirla tenga constancia de las circunstancias. Asimismo, deberá reflejar los datos identificativos de la factura rectificada. Sobre este punto conviene resaltar que se pueden rectificar varias facturas en un solo documento, siempre que se identifiquen cada una de ellas (fecha, nº de factura, concepto…).

También debemos recordar que tienen que tener una serie de factura distinta con la que normalmente se factura por ejemplo R/01 e ir correlativas en fecha y número así como indicar el importe de la rectificación.

Esperamos haberos ayudado con las dudas que tuvierais con este tema, igualmente si tenéis alguna duda más podéis dejarla en los comentarios. Deseamos que a partir de ahora podáis hacer vuestras facturas rectificativas con mayor confianza.

Fátima Doblas Lara
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

El requisito de consentimiento informado del cliente para recibir facturas electrónicas

¿Por qué no te apuntas al envío de facturas electrónicas? Reduce la carga administrativa, da imagen de modernidad en tu empresa y ahorra papel.

Hace unos días –el pasado 16 de enero-, la Dirección General de Tributos emitió un informe que complementa lo dispuesto en el articulo 9.2 del Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, que modificaba el Reglamento de facturación, y en particular a lo referente a la expedición de las facturas de forma electrónica, y que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2013.

Se planteaba la duda sobre la forma en la que el destinatario de la factura electrónica debía prestar su consentimiento para entender que se ha cumplido el requisito exigido por el Reglamento de facturación y la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido en el que se establece que el destinatario de las facturas electrónicas debe dar su consentimiento y los medios electrónicos utilizados en su transmisión garanticen la autenticidad de su origen y la integridad de su contenido –articulo 164.Uno.3ª Ley IVA-.

En la propia Directiva 2006/112/CE del Impuesto sobre el Valor Añadido se establece que, a diferencia, de la factura en papel en la que basta únicamente el conocimiento por parte del expedidor de la dirección de la facturación, la recepción de una factura electrónica necesita que el destinatario cuente con los mínimos conocimientos y medios informáticos que posibiliten su recepción, por lo que el consentimiento del destinatario de la factura electrónica es el requisito necesario; sin embargo, ni la Directiva ni el Reglamento de facturación indican cómo realizar dicha aceptación o consentimiento.

Ahora se pretende que dicha aceptación expresa o tácita constituya un consentimiento informado; en este sentido, no será suficiente el que el expedidor conozca o solicite una dirección electrónica del destinatario de la factura, o la mera información de la posibilidad de acceder o recepcionar su factura a través de un portal o buzón electrónico desde el que pueda descargar o consultar su factura. Será necesaria la constancia expresa –por ejemplo, mediante la remisión expresa de la aceptación, o en su caso, de la no aceptación, de la factura electrónica- o tácita –por ejemplo, mediante la constatación de que el destinatario ha accedido a la pagina web o portal electrónico del expedidor en el que se ponen a su disposición las facturas electrónicas y no se ha comunicado su rechazo a la recepción de las facturas electrónicas-.

Redacta una comunicación a modo de consentimiento informado, una simple acción de buena gestión administrativa de la empresa, en la que te dirijas a tus clientes y obtengas la aceptación expresa del envío de la factura electrónica a una dirección electrónica del cliente –acción que se realiza una sola vez y se utilizará para siempre hasta que el cliente no la revoque-. Conseguirás que los costes de manipulación y envío de las facturas disminuyan considerablemente, la imagen de la empresa mejore y ahorremos muchísimo papel.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP