Cambios en los coeficientes de amortización

La reforma fiscal en parte propiciada por la Ley 27/2014 de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades modifica las tablas de amortización, simplificándose y pasando a tener tan sólo 33 elementos. La nueva tabla de amortizaciones la podéis consultar en este post anterior.

Se nos presentan dos situaciones entre las que podemos optar:

  • No modificar el coeficiente de amortización y período máximo y seguir amortizando los elementos patrimoniales con las mismas condiciones que veníamos haciéndolo antes del 1-1-2015, siempre y cuando el nuevo porcentaje esté dentro del máximo y el mínimo con respecto del porcentaje anterior.
  • Modificar el coeficiente de amortización y período máximo según las nuevas tablas de amortización. Si la entidad opta esta opción, esto supondrá la modificación de la vida útil de los elementos , que representará un cambio de criterio contable, en este caso se pueden presentar dos situaciones:
    • Que el nuevo coeficiente lineal máximo haya aumentado.
    • Que el nuevo coeficiente lineal máximo haya disminuido.

En el caso de aumento del coeficiente lineal máximo las situaciones que pueden plantearse son las siguientes:

  1. Que el contribuyente decida seguir amortizando como venía haciéndolo, es decir que mantenga el mismo coeficiente de amortización, siempre y cuando, como hemos comentado anteriormente, el nuevo porcentaje esté dentro del máximo y el mínimo con respecto del porcentaje anterior.
  2. Que el contribuyente opte por los nuevos coeficientes de amortización: en este caso los elementos se amortizarán en los períodos impositivos iniciados a partir de 1-1-2015 durante los períodos impositivos que resten de su vida útil sobre el valor neto fiscal del elemento existente.

Por ello aconsejamos hacer un chequeo de los nuevos porcentajes de amortización para poder tomar la decisión más adecuada en cada caso.

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Nueva tabla de amortizaciones

Con la reforma fiscal se han producido una serie de cambios, entre ellos, se han modificado la tabla de amortizaciones, que se ha simplificado pasando a tener tan solo 33 elementos, en los que no hay especificación de los distintos tipos de actividades de las empresas.

Otro cambio a tener en cuenta es que se establece con carácter general la libertad de amortización para bienes de escaso valor, esto es, bienes de importes inferiores a 300,00 euros con límite máximo anual de 25.000,00€ para el periodo impositivo, si éste fuese inferior al año, se tendría que calcular la proporción correspondiente al periodo en función de la duración del mismo.

Para los elementos que se estuvieran amortizando con anterioridad al periodo impositivo iniciado el 01/01/2015 tendremos:

  • Elementos que se amortizaban de manera lineal, con un coeficiente diferente al del periodo impositivo iniciado al 01/01/2015 y siguientes, el importe resultante se calculará dividiendo el importe neto fiscal del bien existente al inicio de este periodo entre los años de vida útil que le reste según la nueva tabla.
  • Elementos que se amortizaban por un método diferente al lineal, y que por la nueva tabla de amortización corresponda a un plazo diferente, podrá optar por el método lineal en el plazo que le quede de vida útil.

Los cambios en los coeficientes de amortización, se contabilizarán como un cambio en la estimación contable, por lo que no debemos olvidar que tenemos que especificarlo en la memoria de la empresa.

Tipo de elemento

Coeficiente lineal máximo

Periodo de años máximo

Obra Civil

Obra civil general

2%

100

Pavimentos

6%

34

Infraestructuras y obras mineras

7%

30

Centrales

Centrales hidráulicas

2%

100

Centrales nucleares

3%

60

Centrales de carbón

4%

50

Centrales renovables

7%

30

Otras centrales

5%

40

Edificios

Edificios industriales

3%

68

Terrenos dedicados exclusivamente a escombreras

4%

50

Almacenes y depósitos (gaseosos, líquidos y sólidos)

7%

30

Edificios comerciales, administrativos, de servicios y viviendas

2%

100

Instalaciones

Subestaciones, Redes de transporte y distribución de energía

5%

40

Cables

7%

30

Resto de instalaciones

10%

20

Maquinaria

12%

18

Equipos médicos y asimilados

15%

14

Elementos de transporte

Locomotoras, vagones y equipos de tracción

8%

25

Buques, aeronaves

10%

20

Elementos de transporte interno

10%

20

Elementos de transporte externo

16%

14

Autocamiones

20%

10

Mobiliario y enseres

Mobiliario

10%

20

Lencería

25%

8

Cristalería

50%

4

Útiles y herramientas

25%

8

Moldes, matrices y modelos

33%

6

Otros enseres

15%

14

Equipos electrónicos e informáticos. Sistemas y programas 

Equipos electrónicos

20%

10

Equipos para procesos de información

25%

8

Sistemas y programas informáticos

33%

6

Producciones cinematográficas, fonográficas y series audiovisuales

33%

6

Otros elementos

10%

20

Esperamos que esta información os resulte útil.

Fátima Doblas Lara
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Reforma fiscal sobre la transmisión de bienes inmuebles antiguos

En las últimas fechas, los medios de comunicación se han hecho eco intensamente de la polémica generada acerca de la voluntad del Gobierno de aumentar la tributación de los bienes inmuebles propiedad de las personas físicas a partir del ejercicio 2015 y siguientes, en comparación con el régimen fiscal que se venía disfrutando hasta la fecha.

Efectivamente, una de las medidas que incluye la reforma fiscal del gobierno, consiste en el incremento de la tributación de la transmisión de activos, a través de lo que técnicamente se conoce como “coeficientes de abatimiento”. Contrariamente, a lo que se infiere de muchos de los artículos publicados, esto no afecta a todos los casos, sino solamente a aquellos bienes adquiridos con anterioridad a 31/12/1994. Los activos adquiridos con posterioridad a dicho fecha no se ven afectados por esta medida, y de hecho, como consecuencia de la reducción de los tipos impositivos aplicables a los rendimientos derivados del ahorro, una potencial transmisión realizada en el ejercicio 2015 pagará menos impuestos que de llevarse a cabo en 2014.

Los coeficientes de abatimiento son un beneficio fiscal contenido en la Ley de IRPF que permite dejar exenta una parte de la ganancia patrimonial. La parte de la ganancia exenta se establece por un porcentaje determinado por el número de años transcurridos desde la fecha de adquisición del activo en cuestión y el 31/12/1994, a razón de un 11,11% por año para el supuesto de bienes inmuebles. Así por ejemplo, en la transmisión de una finca adquirida en 1980 en la que se ha puesto de manifiesto una ganancia de 100.000 euros, en 2014 se pagarían aproximadamente 6.917,81 €, mientras que en 2015, y de suprimirse definitivamente lo coeficientes de abatimiento, se pagarían aproximadamente 23.000,00 €.

Lo paradójico es que no es la primera vez que se reforman los coeficientes de abatimiento. Ya en la anterior reforma sustancial del IRPF, operada por la Ley 35/2006, se limitó temporalmente la aplicación de los mismos, sin que se causara tanto revuelo mediático. Esta modificación legal, todavía vigente, limitaba la aplicación de los coeficientes de abatimiento a la ganancia patrimonial puesta de manifiesto proporcionalmente sobre el total en el periodo comprendido entre la fecha de adquisición y el 19 de enero de 2006 (fecha de publicación del proyecto de la Ley 25/2006).

Llama igualmente la atención el hecho de que en la presa ha recogido únicamente que el incremento de la tributación afectaba a los bienes inmuebles, cuando sin embargo, estos coeficientes de abatimiento son aplicables a cualquier tipo de activo no afecto a actividades económicas, siempre y cuando se cumpla el requisito de antigüedad.

No obstante todo lo anterior, a raíz de la polémica genera, de las últimas informaciones parece desprenderse que el Gobierno podría estar planteándose modificar parcialmente su decisión. Podría estar estudiando fijar una cuantía mínima de transmisiones anuales, por debajo de la cual, los coeficientes de abatimiento continuarían siendo aplicables, mientras que si se supera dicho límite, ya sea por acumulación de transmisiones a lo largo del año, o por la transmisión de un bien con un valor superior.

Todo ello aconseja que se esté muy atento a la tramitación de la norma para confirmar el tratamiento fiscal definitivo de estas transmisiones a partir del ejercicio que viene, y anticipar posibles transmisiones.

Ramón Bocos Lerma
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP