Nueva deducción por creación de empleo a través del contrato de apoyo a los emprendedores

Las empresas con menos de 50 trabajadores pueden obtener deducciones, y muy especialmente, para el primer trabajador contratado.

Ahora que nos acercamos al cierre del ejercicio 2015, con la nueva Ley del impuesto sobre sociedades, y de cara a realizar los cálculos para conocer la cuota del impuesto, resulta conveniente repasar los requisitos para la aplicación de la nueva deducción por creación de empleo:

  1. Debe tratarse de un contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores definido en el art. 4 de la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.
  2. Debe ser formalizado por escrito.
  3. Solo puede concertarse por empresas que tengan menos de cincuenta trabajadores en el momento de producirse la contratación.

La empresa que celebre este tipo de contrato, además de generar derecho a la aplicación de bonificaciones en la cuota empresarial a la Seguridad Social, puede aplicar los siguientes incentivos fiscales materializados en una deducción con las siguientes notas:

  1. Una deducción de la cuota íntegra de 3.000 euros en el ejercicio, en el supuesto de que el primer contrato de trabajo concertado por la empresa se realice con un menor de 30 años. Por tanto, esta deducción está reservada a entidades que no tienen trabajadores con carácter previo a la nueva contratación.
  2. Además, si contrata desempleados beneficiarios de una prestación contributiva por desempleo puede aplicarse una deducción en la cuota íntegra del 50% de la prestación por desempleo pendiente de percibir por el trabajador en el momento de la contratación, con un límite de doce mensualidades. En este caso el trabajador contratado puede voluntariamente compatibilizar cada mes, junto con el salario, el 25% de la cuantía de la prestación que tuviera reconocida y pendiente de percibir en el momento de su contratación.

Esta segunda deducción se sujeta a las siguientes reglas:

  • El trabajador contratado debe haber percibido la prestación durante al menos tres meses en el momento de la contratación.
  • El trabajador debe proporcionar a la empresa un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre el importe de la prestación pendiente de percibir en la fecha prevista de inicio de la relación laboral.
  • La deducción se aplica a los contratos realizados en el período impositivo hasta alcanzar una plantilla de 50 trabajadores, y siempre que, en los doce meses siguientes al inicio de la relación laboral, se produzca, respecto de cada trabajador, un incremento de la plantilla media total de la entidad en al menos la unidad, respecto a la existente en los doce meses anteriores.

Ambas deducciones se aplican en el período impositivo en el que finalice el período de prueba de un año exigido en el correspondiente tipo de contrato y están condicionadas al mantenimiento de la relación laboral al menos tres años desde la fecha de su inicio. Si se produce el incumplimiento del mantenimiento en el empleo al trabajador, deben reintegrarse las deducciones fiscales indebidamente practicadas, sin que se considere incumplida esta obligación de mantenimiento cuando el contrato de trabajo se extinga, una vez pasado el período de prueba, por las siguientes causas: causas objetivas o despido disciplinario, cuando sean declarados o reconocidos como procedentes; dimisión; muerte; jubilación; o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador.

En ambas modalidades de deducción, si se trata de contratos a tiempo parcial, las deducciones se aplican de manera proporcional a la jornada de trabajo pactada en el contrato. A estas deducciones les son de aplicación las normas comunes para todas las deducciones de inversión del régimen común.

Hay que tener en cuenta que el trabajador contratado que de derecho a una de estas deducciones no se puede computar a efectos del incremento de plantilla para aplicar los incentivos fiscales correspondientes a las empresas de reducida dimensión, y que a diferencia de otros incentivos, no se regula nada sobre los grupos mercantiles, por lo que para su aplicación hay que determinar el cumplimiento de los requisitos, y en particular el número de trabajadores, a nivel individual en cada entidad.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Deducción por inversión de beneficios en el Impuesto de Sociedades

La Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores regula una nueva deducción en el Impuesto sobre Sociedades por inversión de beneficios.

Se establece una nueva deducción por inversión de beneficios en la adquisición de elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas. La deducción será del 10 % de los beneficios del ejercicio que se inviertan, sin incluir la contabilización del Impuesto de Sociedades. O del 5% si la empresa aplica el tipo de gravamen reducido por mantenimiento o creación de empleo de la disposición adicional 12ª del texto refundido de la Ley del Impuesto de Sociedades. En los supuestos de consolidación fiscal, la inversión puede realizarla cualquier entidad.

La deducción se podrá aplicar para ejercicios iniciados en 2013. La inversión se entiende efectuada con la puesta a disposición. El plazo de la inversión debe situarse entre el inicio del periodo impositivo en el que se obtienen los beneficios objeto de inversión y los 2 años posteriores. Es posible solicitar un plan especial de inversión aprobado por la AEAT a propuesta del sujeto pasivo.

La deducción se practicará en la cuota integra correspondiente al periodo impositivo en que se efectúa la inversión. Los elementos de inversión deberán permanecer durante un plazo de 5 años, salvo pérdida justificada o reinversión en caso de transmisión por el Valor neto contable. Hay que tener en cuenta que la deducción resulta incompatible con la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios. La información debe exponerse en la memoria.

Esperamos que os haya resultado útil. Os dejamos con un ejemplo:
Beneficios antes de tributación (BAT) = 2.000, exención art. 21 LIS = 500, inversión = 1.000
BAT = 2.000
Exención art. 21 LIS = -500
Base imponible = 1.500
Cuota al 30% = 450
BAT tributados / BAT total = 1.500 / 2.000 = 0,75
Base de deducción = 1.000 x 0,75 = 750
Deducción inversión 10% x 750 = -75
Cuota a pagar = 375

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Criterio de caja: Decisión para tomar en diciembre

La Ley 14/2013 que establece una serie de medidas fiscales de apoyo al emprendedor también regula la denominada “Régimen especial del criterio de caja». En este mes de diciembre ha llegado la hora de decidir si nos acogemos a criterio de caja en el próximo año 2014. En este post repasamos las claves principales del régimen de criterio de caja.

  • En primer lugar hay que señalar que podrán aplicarlo los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 €.
  • En las operaciones a las que sea de aplicación este régimen especial, el IVA se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos o si este no se ha producido, el devengo será el 31 de diciembre del año posterior a aquel en que se haya realizado la operación. Hay que poner especial atención al hecho de acreditar el momento del cobro, total o parcial.
  • La repercusión del impuesto debe efectuarse al expedir y entregar factura, aunque se entienda producida en el momento de devengo de la operación (el del cobro).
  • Se referirá a todas las operaciones realizadas por el sujeto pasivo, salvo las exceptuadas expresamente como pueden ser las acogidas a otros regímenes especiales como el simplificado; las adquisiciones intracomunitarias de bienes; etcétera.
  • Correlativamente, para estos sujetos pasivos el derecho a la deducción del IVA/IGIC soportado nace en el momento del pago total o parcial del precio de la operación, momento que deberá asimismo acreditarse.
  • Los sujetos pasivos que sean destinatarios de las operaciones incluidas en este régimen especial, pero que no están acogidos al mismo, se ven afectados ya que no podrán deducir el IVA/IGIC que soporten en las mismas hasta el momento de su pago, total o parcial, o al 31 de diciembre del año inmediato posterior.
  • La aplicación del nuevo régimen especial se establece a partir del 1 de enero de 2014.

Reglamento del régimen especial del criterio de caja

  • Volumen de operaciones inferior a 2 millones de euros en el ejercicio anterior.
  • Inicio de actividades en el ejercicio se eleva al año natural.
  • Cobros en efectivo respecto de un mismo destinatario en el ejercicio anterior no supere la cuantía de 100.000 euros.
  • La exclusión producirá efecto en el año inmediato posterior.
  • La declaración de elección del régimen especial del criterio de caja se debe efectuar bien en el inicio de actividad o bien, si se trata de una actividad ya inicada, en el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en el que deba surtir efecto.
  • La declaración de renuncia también en el mes de diciembre por un periodo mínimo de 3 años.
  • Efectos de la renuncia: se puede solicitar 1 año después si se cumplen los requisitos para acogerse al régimen.

Obligaciones registrales especificas

  • En el Libro Registro de Facturas Expedidas se indicarán las fechas del cobro, total o parcial, con indicación por separado del importe correspondiente, en su caso.
  • Indicación de la cuenta bancaria o del medio de cobro utilizado, que pueda acreditar el cobro parcial o total de la operación.
  • En el Libro Registro Facturas Recibidas, tanto los sujetos pasivos acogidos al régimen especial como los destinatarios de las operaciones afectadas por dicho régimen, incluirán las fechas de pago, parcial o total, de la operación con indicación por separado del importe correspondiente, en su caso. Y además una indicación del medio de pago por el que se satisface el importe parcial o total.

Obligaciones especificas de facturación

  • Facturas con mención “Régimen especial del criterio de caja”.
  • La factura se realizará en el momento de las operaciones.

Esperamos haberos aclarado un poco el funcionamiento de este nuevo régimen especial que estrenaremos en 2014 y recordad que si os interesa acogeros tenéis que declarar vuestra intención en este mes de diciembre.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP