Clientes de dudoso cobro y la recuperación del IVA

Como consecuencia del dinamismo en el mundo empresarial, cada vez es más necesario llevar a cabo un buen cierre contable y fiscal en las empresas.

Es por ello que recomendamos realizar un precierre de la empresa en los meses de noviembre-diciembre con objeto de tener una previsión de cuál va a ser el resultado del ejercicio a punto de culminar.

Teniendo en cuenta la relevancia que suponen los ingresos en el resultado de las empresas, consideramos suficientemente importante estudiar con más detenimiento cuándo clasificar a un cliente como cliente de dudoso cobro, así como determinar cuáles son los requisitos que debe cumplir la empresa para recuperar el IVA de dichas facturas.

Cuándo se demuestra que un cliente es de dudoso cobro podemos solicitar la devolución del IVA de las facturas incobrables

Cuándo se demuestra que un cliente es de dudoso cobro podemos solicitar la devolución del IVA de las facturas incobrables

¿Cuándo podemos considerar contablemente que un cliente es cliente de dudoso cobro?

Según el Art. 13.1 de la LIS, para que podamos considerar un cliente como un cliente de dudoso cobro es necesario que se den alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Hayan transcurrido más de 6 meses (PYMES) desde el vencimiento de la operación. En la práctica, se recomienda tener pruebas que demuestren que dicha reclasificación se ha efectuado una vez se han realizado, sin éxito, labores de gestión del cobro de dicha deuda ya que aunque la AEAT no establece de manera reglamentaria que este sea un requisito para poder hacer la reclasificación, si es cierto que puede solicitar pruebas que demuestren que se han realizado labores de cobro.
  2. Que el deudor esté declarado en situación de concurso.
  3. Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.
  4. Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

Si cumplimos alguno de estos requisitos podemos hacer la reclasificación del “Cliente” a “Cliente de dudoso cobro” por el importe de la base.

¿Qué podemos hacer para recuperar el IVA por cuotas repercutidas a clientes que resultan total o parcialmente incobrables?

Para recuperar el IVA de un cliente que hemos clasificado como de dudoso cobro, para recuperar el IVA tendremos que seguir los siguientes pasos:

  1. Debe haber transcurrido más de 6 meses (PYMES) o 1 año desde que se produjo el devengo de la factura.
  2. Debe existir reclamación judicial o requerimiento notarial a través del cual se haya exigido el cobro de la misma.
  3. Deberemos emitir factura rectificativa indicando en la misma que el motivo por el que emite la misma:

    Art. 80.4 LIVA – La base imponible también podrá reducirse proporcionalmente cuando los créditos correspondientes a las cuotas repercutidas por las operaciones gravadas sean total o parcialmente incobrables.

    La emisión de dicha factura no exime al cliente en cuestión de la deuda que tiene con la entidad. Con esta únicamente recuperamos el IVA de la factura que consideramos va a ser incobrable.

  4. Según el Art. 24.2ª 2º del RIVA, deberemos informar a la AEAT a través del Modelo 952 en el plazo que viene reglamentariamente establecido.
  5. Deberemos enviar la factura rectificativa al cliente en cuestión a través de burofax.

¿Qué ocurre con el IVA de las facturas por las que no podemos hacer factura rectificativa?

En el caso de aquellas facturas por las que haya pasado más de 3 meses desde los 6 meses (PYMES) o 1 año desde que se produjo la fecha del devengo de la factura, tendrán la consideración de impagadas por lo que no habrá opción de recuperar el IVA de estas.

Es necesario recordar que el cierre contable es un proceso cuya finalidad principal no es otra que la de cancelar las cuentas de resultados, para trasladarlas a las cuentas de balances respectivas. Con dicho cierre conseguiremos conocer el resultado económico del periodo y saber a cuánto ascienden las pérdidas o ganancias del ejercicio.

Rocío Bautista Ruiz - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Rocío Bautista Ruiz
Emede ETL Global

Tributación de las cestas navideñas

Se acerca la Navidad y la mayoría de la población, además de llevar algún décimo o participación para el sorteo de Navidad, también participa en rifas de cestas y otros premios vinculados al sorteo del 22 de diciembre.

Si eres premiado con un lote de productos navideños o cesta de navidad, que son sorteadas cada año en función del número agraciado con “el gordo” de la lotería del día 22 de diciembre, debes saber que existe la obligación de tributar ante la Agencia Tributaria como una ganancia patrimonial en la base general de la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de ese ejercicio, aunque en la práctica no sea lo habitual, circunstancia que tampoco suele ser reclamada por Hacienda.

Analizamos cómo tributan las cestas de Navidad

Analizamos cómo tributan las cestas de Navidad

No obstante, la Ley del IRPF especifica que cualquier ganancia patrimonial debería declararse en la Renta del ejercicio correspondiente.

Sin embargo, existen diferencias entre las cestas premiadas por cualquier sorteo o rifa, de las que regalan las empresas a sus empleados. De tal forma, que la cesta de empresa se consideraría como retribución en especie en nómina, lo que conllevaría valorar a precio de mercado el costo de la misma, mientras que las cestas percibidas por sorteo serían declaradas como ganancia patrimonial valoradas también a valor de mercado.

Si eres el agraciado de un sorteo en la que se rifa una “macrocesta” y el premio es un ciclomotor o vehículo, también hay que tener en cuenta que correría de tu cuenta el pago del impuesto de matriculación del mismo.

Aunque habitualmente no se declaren este tipo de premios o sorteos, hay que tener en cuenta que la normativa española lo regula como ganancia que ha de tributar, por lo que entraría dentro del criterio de cada agraciado declararla o no. En cualquier caso, suerte a todos nuestros lectores!!

Beatriz Gaspar García - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Beatriz Gaspar García
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

El IVA en los aparcamientos con guarda y custodia de vehículos

En las zonas turísticas y cercanas a aeropuertos debe surgirnos el planteamiento sobre cómo afecta el IVA a la prestación del servicio de aparcamiento con guarda y custodia de vehículos.

En la reciente publicación de la consulta vinculante V0772-17, de 27 de marzo de 2017 de la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo, se plantea un caso muy frecuente en los aparcamientos cercanos a los aeropuertos, sobre todo en zonas turísticas como Málaga, en los que dedicada a la custodia de vehículos por períodos de larga duración tanto en aparcamientos cubiertos como en terrenos, ambos situados en el territorio de aplicación del Impuesto; durante la custodia del vehículo éste es reubicado por la entidad en función de sus necesidades de almacenamiento; al finalizar el período de almacenamiento el vehículo se entrega previo lavado del mismo; si el cliente lo solicita, puede contratar lavados periódicos del vehículo durante el período de almacenamiento. Entre sus clientes hay empresarios o profesionales establecidos en la Unión Europea lo que hace necesario reflexionar sobre la aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido.

En los aparcamientos con guarda y custodia de vehículos, además del vehículo hay que vigilar cómo se da la aplicación del IVA

En los aparcamientos con guarda y custodia de vehículos, además del vehículo hay que vigilar cómo se da la aplicación del IVA

Pues bien, se concluye de una forma novedosa en base a la propia normativa del Impuesto sobre el Valor Añadido de inmuebles y de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea manifestada, entre otras, en sus sentencias de 25 de febrero de 1999, Card Protection Plan Ltd (CPP), asunto C-349/96, de 2 de mayo de 1996, Faaborg-Gelting Linien, asunto C-231/94, y de 22 de octubre de 1998, Madgett y Baldwin, asuntos acumulados C-308/96 y C-94/97, y la de 27 de octubre de 2005, Levob Verzekeringen, asunto 41/04, en relación a las prestaciones principales y accesorias y de las reglas de determinación del lugar de realización de las prestaciones de servicio.

Se plantea incluso si es de aplicación las reglas relacionadas con operaciones con inmuebles; para ello, se acude a al Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su sentencia Heger Rudi GMBH (Asunto 166/05).

La Dirección General de Tributos, de conformidad con lo anterior, indica que debe tenerse en cuenta de que el servicio prestado por la consultante es de mera custodia de vehículos, sin asignación de un lugar específico en el aparcamiento o de la campa donde éstos se almacenan, distinto del servicio de aparcamiento en el que el propio cliente o el titular del aparcamiento selecciona una ubicación específica durante toda la vigencia del servicio de aparcamiento, con conocimiento del cliente y por tanto, puede concluirse que dicho servicio no está relacionado con un bien inmueble.

Por tanto, dichos servicios de custodia prestados por un empresario o profesional establecido en el territorio de aplicación del Impuesto, estarán sujetos al Impuesto sobre el Valor Añadido, cuando el destinatario sea un particular independientemente del lugar de su domicilio o residencia o bien un empresario o profesional, actuando como tal, cuya sede de actividad económica se encuentre en el territorio de aplicación del Impuesto o cuente en el mismo con un establecimiento permanente o, en su defecto, su domicilio o residencia habitual siendo destinatario efectivo del servicio de custodia dicho establecimiento, domicilio o residencia.

La novedad es la conclusión de que tratándose de empresarios o profesionales no establecidos en el territorio de aplicación del Impuesto, el referido servicio NO estará sujeto al Impuesto sobre el Valor Añadido.

Juan Manuel Toro Fernández - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Guardar