Analizando la modificación de la Ley contra el fraude en materia concursal

Primer resumen de urgencia de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude en materia concursal.

Entre las modificaciones más importantes, que se refieren al ámbito concursal, siempre en lo que se refiere a la prevención y la lucha contra el fraude, podemos señalar:

  1. Eliminación de la posibilidad de aplazamientos o fraccionamientos de los créditos contra la masa en las situaciones de concurso para evitar el retraso artificioso del crédito público como consecuencia de la mera solicitud de aplazamiento o fraccionamiento.
  2. Modificación del momento de reinicio del plazo de prescripción interrumpido por la declaración de concurso para hacerlo coincidir con el momento en que la Administración recupera sus facultades de autotutela ejecutiva. Lo que introduce una mejora estrictamente técnica para dotar de seguridad jurídica a las relaciones de la Hacienda Pública con los deudores concursados.
  3. Aclaración de los efectos de la suspensión del cómputo del plazo de prescripción por litigio, concurso y otras causas legales, explicitando que los efectos de dicha suspensión se extienden a todos los obligados tributarios.
  4. En lo que respecta al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) se incorporan una serie de modificaciones en la Ley del Impuesto para evitar comportamientos fraudulentos. Especialmente en las operaciones de entregas de inmuebles y en situaciones en las que se ha producido una declaración de concurso.

En primer lugar, se establecen dos nuevos supuestos de inversión del sujeto pasivo en los citados casos de entregas de inmuebles. Por una parte, cuando se renuncie a la exención, y, en segundo término, cuando la entrega de los bienes inmuebles se produzca en ejecución de la garantía constituida sobre los mismos; supuesto que se extiende expresamente a las operaciones de dación del inmueble en pago y cuando el adquirente asume la obligación de extinguir la deuda garantizada. Estos supuestos de inversión del sujeto pasivo se ajustan a lo establecido en la Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido.

Se quiere evitar así el perjuicio que se produce a la Hacienda Pública cuando el IVA no se ingresa y, a renglón seguido, se solicita el aplazamiento o se declara el concurso de la entidad transmitente. El daño a la Hacienda Pública es doble, pues el IVA no ingresado es deducido por el adquirente. Este mecanismo de inversión del sujeto pasivo asegura el ingreso del IVA en la Hacienda Pública.

La situación de concurso del obligado tributario precisa un tratamiento particular en el Impuesto para facilitar su gestión e impedir que se altere la neutralidad en perjuicio de la Hacienda Pública.

En los supuestos en los que el auto de declaración de concurso se dicta durante el periodo de liquidación del Impuesto hay que diferenciar si los créditos son concursales o contra la masa pues, según la jurisprudencia del Tribunal Supremo, se deben calificar como concursales los créditos de IVA por hechos imponibles anteriores a la declaración de concurso.

Como en la legislación actual la declaración-liquidación es única, se establece, con fin de determinar el crédito que tendrá carácter concursal, la obligación de presentar dos declaraciones-liquidaciones, una primera por los hechos imponibles anteriores a la declaración de concurso y una segunda por los posteriores, en los términos que se desarrollen reglamentariamente. En la primera de esas declaraciones el concursado estará obligado a aplicar la totalidad de los saldos a compensar correspondientes a periodos de liquidación anteriores a la declaración de concurso.

Además, se introduce un nuevo supuesto de rectificación de cuotas repercutidas para los casos en los que la operación gravada quede sin efecto debido al ejercicio de una acción de reintegración concursal u otras acciones de impugnación ejercitadas en el seno del concurso. En estos supuestos, el sujeto pasivo deberá proceder a la rectificación en la declaración-liquidación correspondiente al periodo en que se declaró la operación. La minoración de deducciones por parte del adquirente, si estuviese también en situación de concurso, se realizará, de la misma forma, en la declaración-liquidación correspondiente al periodo en que se aplicó la deducción. Estas medidas  pretenden evitar que la eventual declaración de concurso, ya sea del transmitente o del adquirente, desvirtúe la neutralidad del Impuesto.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Posibilidad de rectificar la factura después del concurso de acreedores

Hacemos un análisis de la reciente Resolución N.º 00/2471/2010, de 29 de septiembre de 2012 sobre la compatibilidad entre el artículo 80.Tres y el 80.Cuatro de la ley del IVA.

Como sabemos la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido distingue dos procedimientos por los que un sujeto pasivo puede modificar la base imponible y, en conscuencia, las cuotas devengadas que declaró en un primer momento por los créditos impagados.

Por un lado, el que se regula en el artículo 80.Tres:

La base imponible podrá reducirse cuando el destinatario de las operaciones sujetas al impuesto no haya hecho efectivo el pago de las cuotas repercutidas y siempre que, con posterioridad al devengo de la operación, se dicte auto de declaración de concurso.

Por otro lado, el regulado en el artículo 80.Cuatro:

La base imponible también podrá reducirse proporcionalmente cuando los créditos correspondientes a las cuotas repercutidas por las operaciones gravadas sean total o parcialmente incobrables.

Conviene recordar que la doctrina de la Dirección General de Tributos siempre había señalado la imposibilidad de modificar la base imponible por el apartado Cuatro cuando existe un Auto de declaración de concurso. Pero para este Tribunal ambas alternativas son compatibles. Y distingue varios supuestos diferentes si se parte de la base de que la entidad deudora es declarada en concurso de acreedores el algún momento:

Supuesto 1: cuando existe reclamación judicial previa a la declaración de concurso de la entidad deudora, una vez que haya transcurrido un año, o seis meses, desde el devengo del IVA sin haberse obtenido el cobro, será posible modificar la base imponible por la vía del artículo 80.Cuatro, aún cuando se haya dictado un Auto de declaración de concurso del deudor y no se haya modificado la base imponible en los plazos del artículo 80.Tres (en este caso el plazo es de solo un mes, o de 15 días si el concurso es por el procedimiento abreviado).

Supuesto 2: cuando no existe reclamación judicial previa a la declaración de concurso de la entidad deudora se produce el incumplimiento de uno de los requisitos previstos en el artículo 80.Cuatro LIVA y no se podrá modificar la base imponible por esta vía sino por la del artículo 80.Tres y en sus plazos. No obstante, como desde el 14 de abril de 2010 cabe la posibilidad de requerir notarialmente las cantidades debidas, ya no será imposible cumplir las formalidades del artículo 80.Cuatro, y cabrá instar la rectificación de la base imponible por esta vía cuando se cumplan los requisitos correspondientes, sin la obligación de acudir necesariamente al artículo 80.Tres, aun cuando exista un Auto de declaración de concurso del deudor.

Supuesto 3: se aclara que en las operaciones generadas con posterioridad al concurso, si el acreedor quiere modificar la base imponible deberá hacerlo únicamente por el procedimiento previsto en el artículo 80.Cuatro, puesto que el artículo 80.Tres está previsto para operaciones en las que el devengo se haya producido con anterioridad al Auto de declaración de concurso.

Hemos comprobado cómo las resoluciones judiciales modifican la normativa tributaria, lo que la convierte en legislación que está en contante evolución. En este caso concreto, una reciente resolución introduce supuestos que ofrecen la posibilidad de rectificación de facturas en situaciones de concurso de acreedores por parte del acreedor. En Emede y Asociados Asesores Tributarios estamos siempre atentos a cualquier modificación o jurisprudencia que afecte a las leyes tributarias. Utilizaremos este blog, entre otras cosas, para mantenerte tan informado y actualizado como nosotros.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Posibilidad de rectificar la factura después del concurso de acreedores

Hacemos un análisis de la reciente Resolución N.º 00/2471/2010, de 29 de septiembre de 2012 sobre la compatibilidad entre el artículo 80.Tres y el 80.Cuatro de la ley del IVA.

Como sabemos la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido distingue dos procedimientos por los que un sujeto pasivo puede modificar la base imponible y, en conscuencia, las cuotas devengadas que declaró en un primer momento por los créditos impagados.

Por un lado, el que se regula en el artículo 80.Tres:

La base imponible podrá reducirse cuando el destinatario de las operaciones sujetas al impuesto no haya hecho efectivo el pago de las cuotas repercutidas y siempre que, con posterioridad al devengo de la operación, se dicte auto de declaración de concurso.

Por otro lado, el regulado en el artículo 80.Cuatro:

La base imponible también podrá reducirse proporcionalmente cuando los créditos correspondientes a las cuotas repercutidas por las operaciones gravadas sean total o parcialmente incobrables.

Conviene recordar que la doctrina de la Dirección General de Tributos siempre había señalado la imposibilidad de modificar la base imponible por el apartado Cuatro cuando existe un Auto de declaración de concurso. Pero para este Tribunal ambas alternativas son compatibles. Y distingue varios supuestos diferentes si se parte de la base de que la entidad deudora es declarada en concurso de acreedores el algún momento:

Supuesto 1: cuando existe reclamación judicial previa a la declaración de concurso de la entidad deudora, una vez que haya transcurrido un año, o seis meses, desde el devengo del IVA sin haberse obtenido el cobro, será posible modificar la base imponible por la vía del artículo 80.Cuatro, aún cuando se haya dictado un Auto de declaración de concurso del deudor y no se haya modificado la base imponible en los plazos del artículo 80.Tres (en este caso el plazo es de solo un mes, o de 15 días si el concurso es por el procedimiento abreviado).

Supuesto 2: cuando no existe reclamación judicial previa a la declaración de concurso de la entidad deudora se produce el incumplimiento de uno de los requisitos previstos en el artículo 80.Cuatro LIVA y no se podrá modificar la base imponible por esta vía sino por la del artículo 80.Tres y en sus plazos. No obstante, como desde el 14 de abril de 2010 cabe la posibilidad de requerir notarialmente las cantidades debidas, ya no será imposible cumplir las formalidades del artículo 80.Cuatro, y cabrá instar la rectificación de la base imponible por esta vía cuando se cumplan los requisitos correspondientes, sin la obligación de acudir necesariamente al artículo 80.Tres, aun cuando exista un Auto de declaración de concurso del deudor.

Supuesto 3: se aclara que en las operaciones generadas con posterioridad al concurso, si el acreedor quiere modificar la base imponible deberá hacerlo únicamente por el procedimiento previsto en el artículo 80.Cuatro, puesto que el artículo 80.Tres está previsto para operaciones en las que el devengo se haya producido con anterioridad al Auto de declaración de concurso.

Hemos comprobado cómo las resoluciones judiciales modifican la normativa tributaria, lo que la convierte en legislación que está en contante evolución. En este caso concreto, una reciente resolución introduce supuestos que ofrecen la posibilidad de rectificación de facturas en situaciones de concurso de acreedores por parte del acreedor. En Emede y Asociados Asesores Tributarios estamos siempre atentos a cualquier modificación o jurisprudencia que afecte a las leyes tributarias. Utilizaremos este blog, entre otras cosas, para mantenerte tan informado y actualizado como nosotros.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP