Devolución de las cláusulas suelo en la declaración de la renta

En la disposición final primera del Real Decreto 1/2017 de 20 de enero, publicado en el BOE de 21 de enero de 2017, y con entrada en vigor el mismo día de su publicación, se regula el tratamiento fiscal de las cantidades percibidas por la devolución de las cláusulas suelo de tipos de interés de préstamos firmados con entidades financieras.

La devolución de las cantidades previamente satisfechas, se puede materializar mediante la devolución en efectivo de las cantidades pagadas en exceso, o a través de otras medidas de compensación.

Es momento de calcular la devolución de las cláusulas suelo en la declaración de la renta

Es momento de calcular la devolución de las cláusulas suelo en la declaración de la renta

La primera conclusión a nivel fiscal, es que la devolución de esas cantidades, bien en efectivo, o a través de otras medidas de compensación, NO debe integrarse en la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, sin perjuicio de otro tipo de regularización a continuación veremos.

Tampoco se integrarán en la base imponible los intereses indemnizatorios relacionados con dichas devoluciones.

No obstante, en el caso de que esas cantidades hubieran formado parte de la base de deducción por adquisición de vivienda habitual a nivel estatal, o a nivel autonómico, o bien hubieran sido consideradas gasto fiscalmente deducible a los efectos de la determinación del rendimiento neto de una actividad económica, procederá realizar una regularización. El tratamiento en cada uno de los supuestos será el siguiente:

  1. En el caso de que las cantidades ahora devueltas, hubieran formado parte de la base de deducción estatal o autonómica por adquisición de vivienda habitual, se perderá el derecho a la deducción, y se procederá a su regularización, mediante la inclusión de los importes devueltos, en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del ejercicio en el que se hubiera producido la sentencia, laudo arbitral o acuerdo con la entidad financiera.No hay que incluir los intereses de demora percibidos.El plazo para la presentación de la declaración en la que se debe incluir la regularización, es el plazo de presentación de la declaración del ejercicio en el que se hayan percibido las cantidades devueltas.
  2. Cuando como consecuencia del acuerdo con la entidad financiera, las cantidades devueltas se materialicen en una minoración de la deuda derivada del préstamo, es decir, se destinen a rebajar el principal de la deuda, NO habrá que regularizar.
    Tampoco estas cantidades darán derecho a aplicar la deducción por adquisición de vivienda habitual.
  3. En el caso de que los intereses hubieran sido considerados como gasto deducible para la determinación del rendimiento neto de una actividad económica, se procederá a regularizar dicho rendimiento eliminando de los gastos deducibles, la cantidad de intereses sobre los que se haya producido la regularización y devolución por cláusula suelo.

En el caso de que al contribuyente, le hubieran devuelto cantidades por las que se hubiera practicado deducciones en las declaraciones de los ejercicios anteriores no prescritos 2012, 2013, 2014 o 2015, deberán igualmente proceder a su devolución mediante la presentación de la correspondiente declaración complementaria de dicho ejercicio, sin que se aplique ningún tipo de recargo ni sanción, si se hace dentro del plazo establecido para ello.

Para complementar esta información os recomendamos la lectura de otros de nuestros posts relacionados con las cláusulas suelo: Fiscalidad de la devolución de intereses por las cláusulas suelo y El Tribunal Constitucional pone fin a las cláusulas suelo.

Isabel Díaz Rosado - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Isabel Díaz Rosado
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Fiscalidad de la devolución de intereses por las cláusulas suelo

Vamos a analizar en este post del blog cuál es el tratamiento fiscal para las cantidades percibidas en concepto de devolución de intereses satisfechos por las cláusulas suelo.

Como veníamos comentando en publicaciones anteriores y, haciendo referencia al Real Decreto Ley 1/2017, de 20 de enero, publicado en el BOE el 21 de enero de 2017, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo, se regula el procedimiento de devolución de las cantidades indebidamente satisfechas por este concepto, y se crea un procedimiento para agilizar en cierta medida la devolución de las mismas.

Mucho se ha hablado de la devolución de intereses por claúsulas suelo por ello hay que contextualizar el tema fiscalmente

Mucho se ha hablado de la devolución de intereses por claúsulas suelo por ello hay que contextualizar el tema fiscalmente

Además de lo anterior, también se regula el tratamiento fiscal en la Disposición final primera del mismo, por el que modifica la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), modifica parcialmente las leyes del Impuesto sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio.

Respecto al IRPF, se añade una nueva disposición adicional cuadragésima donde se regula el “tratamiento fiscal de las cantidades percibidas por la devolución de las cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos derivadas de acuerdos celebrados con las entidades financieras o del cumplimiento de sentencias o laudos arbitrales.” a tener en cuenta a partir de la entrada en vigor del mismo (22.01.2017) y ejercicios anteriores no prescritos:

  1. No se incluirán en la base imponible las cantidades percibidas por la devolución derivada de acuerdos celebrados con las entidades financieras, tanto si ha sido en metálico como por compensación, tampoco los intereses indemnizatorios.
  2. Respecto a las cantidades que el consumidor pagó previamente:
    1. Si las mismas se incluyeron en la base de deducción por inversión en vivienda habitual estatal o autonómica, se pierde el derecho de la misma, estando obligado a integrar las cantidades percibidas en la base líquida estatal y autonómica, devengada en el ejercicio en el que se hubiera celebrado el acuerdo con la entidad financiera sin incluir los intereses de demora (solo por las cantidades indebidamente deducidas en los ejercicios no prescritos), así si se percibiera en 2016 habría que integrar estas cantidades deducidas en los ejercicios del 2012 al 2015 en las casillas 524 y 526 de la Declaración de la Renta del ejercicio 2016 (a presentar en abril, mayo o junio de 2017). Esto último no se tendrá en cuenta respecto de las cantidades que se hayan destinado a minorar el principal del préstamo.
    2. En el caso de haber considerado las cantidades como gasto deducible en el caso de rendimientos de actividades económicas o rendimientos de capital inmobiliario, se perderá tal consideración, estando obligado el contribuyente a presentar autoliquidación complementaria quitando estas cantidades sin sanción, ni intereses de demora, ni recargo, correspondiente a los ejercicios no prescritos en los que se haya deducido, el plazo de presentación estará comprendido entre la fecha del acuerdo y la finalización del siguiente plazo de presentación del Impuesto.
    3. Si las cantidades se han realizado en ejercicios cuyo plazo de presentación de la autoliquidación del Impuesto no hubiera finalizado con anterioridad a la fecha del acuerdo, directamente no formarán parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual ni estatal ni autonómica, ni serán gastos deducibles tanto en rendimientos de Actividades Económicas como en rendimientos de capital inmobiliario.

Los apartados anteriores se tendrán en cuenta también en los casos de devolución como consecuencia de la ejecución de sentencias judiciales o laudos arbitrales.

Para finalizar, en el caso de aquellos contribuyentes que ya hubieran regularizado dichas cantidades debido a que la sentencia fuese anterior podrán rectificar sus autoliquidaciones solicitando la devolución de los intereses de demora satisfechos y la modificación de los intereses indemnizatorios declarados como ganancia. Además os Recomiendo la lectura del post: Devolución de las cláusulas suelo en la declaración de la renta

Beatriz Gaspar García - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Beatriz Gaspar García
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Guardar

Guardar

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea pone fin a las cláusulas suelo

El pasado 21 de diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha resuelto definitivamente la cuestión sobre los efectos a otorgar en la declaración de nulidad de la cláusula suelo.

Hasta el dictado de esta recientísima sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, nuestro Tribunal Supremo en sentencia de fecha 9 de mayo de 2013, determinó que la declaración del carácter abusivo de las cláusulas suelo no afectaba a las situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada, ni a los pagos ya efectuados antes de la fecha en que se dictó la propia Sentencia, y que en virtud del principio de seguridad jurídica, los efectos derivados de la declaración de nulidad quedaban limitados a las cantidades indebidamente pagadas a partir del día 9 de mayo de 2013.

Con esta interpretación del Tribunal Supremo, se estaban limitando en el tiempo los efectos de la declaración de nulidad de la cláusula suelo, pues con independencia de la fecha de suscripción del préstamo hipotecario con cláusula suelo, no se podían reclamar los intereses cobrados de más por la entidad crediticia correspondiente, con anterioridad al día 9 de mayo de 2013.

La sentencia del TJUE abre la puerta para que muchos afectados por cláusulas suelo puedan reclamar la devolución de su dinero

La sentencia del TJUE abre la puerta para que muchos afectados por cláusulas suelo puedan reclamar la devolución de su dinero

Esta cuestión fue elevada al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que se pronunciase acerca de si la limitación recogida en la Sentencia de 9 de mayo de 2013, desprotegía al consumidor e infringía la Directiva Comunitaria número 93/13.

En la citada sentencia el TJUE se manifiesta que la limitación en el tiempo de los efectos jurídicos derivados del artículo 6, apartado 1 de la Directiva garantiza una protección limitada a los consumidores que resulta incompleta e insuficiente, y no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de dicha cláusula.

En este sentido, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea es concluyente al afirmar lo siguiente:

“el artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13 debe interpretarse en el sentido de que procede considerar, en principio, que una cláusula contractual declarada abusiva nunca ha existido, de manera que no podrá tener efectos frente al consumidor. Por consiguiente, la declaración judicial del carácter abusivo de tal cláusula debe tener como consecuencia, en principio, el restablecimiento de la situación de hecho y de Derecho en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula”.

En consecuencia, al final el Tribunal de Justicia de la Unión Europea zanja definitivamente la cuestión objeto de debate, al establecer que la declaración de abusividad debe restablecer la situación de hecho y de derecho del consumidor, y por tanto, los efectos de la nulidad de la cláusula suelo deben ser extensibles desde su aplicación.

Con el dictado de esta Sentencia, se pone fin a la controversia existente en los distintos Tribunales, y ya podemos decir sin lugar a dudas que colorín, colorado, las cláusulas suelo se han acabado.

Ana de los Ángeles Díaz Rosado - Méndez Padilla Abogados y Asociados

Ana de los Ángeles Díaz Rosado
Méndez Padilla Abogados y Asociados

mendez-padilla-peq