Cambios en los coeficientes de amortización

La reforma fiscal en parte propiciada por la Ley 27/2014 de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades modifica las tablas de amortización, simplificándose y pasando a tener tan sólo 33 elementos. La nueva tabla de amortizaciones la podéis consultar en este post anterior.

Se nos presentan dos situaciones entre las que podemos optar:

  • No modificar el coeficiente de amortización y período máximo y seguir amortizando los elementos patrimoniales con las mismas condiciones que veníamos haciéndolo antes del 1-1-2015, siempre y cuando el nuevo porcentaje esté dentro del máximo y el mínimo con respecto del porcentaje anterior.
  • Modificar el coeficiente de amortización y período máximo según las nuevas tablas de amortización. Si la entidad opta esta opción, esto supondrá la modificación de la vida útil de los elementos , que representará un cambio de criterio contable, en este caso se pueden presentar dos situaciones:
    • Que el nuevo coeficiente lineal máximo haya aumentado.
    • Que el nuevo coeficiente lineal máximo haya disminuido.

En el caso de aumento del coeficiente lineal máximo las situaciones que pueden plantearse son las siguientes:

  1. Que el contribuyente decida seguir amortizando como venía haciéndolo, es decir que mantenga el mismo coeficiente de amortización, siempre y cuando, como hemos comentado anteriormente, el nuevo porcentaje esté dentro del máximo y el mínimo con respecto del porcentaje anterior.
  2. Que el contribuyente opte por los nuevos coeficientes de amortización: en este caso los elementos se amortizarán en los períodos impositivos iniciados a partir de 1-1-2015 durante los períodos impositivos que resten de su vida útil sobre el valor neto fiscal del elemento existente.

Por ello aconsejamos hacer un chequeo de los nuevos porcentajes de amortización para poder tomar la decisión más adecuada en cada caso.

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Cómo recuperar una amortización no deducida en ejercicios anteriores

En ocasiones, nos encontramos ante la situación de que por error, no hemos amortizado un bien que está dado de alta en la contabilidad. Esto puede suceder por varias razones, siendo la más común que tras contabilizarlo, no se haya dado de alta en las fichas de activos.

Si estamos en esta situación, podemos recuperar esa amortización perdida aunque respetando las condiciones que exponemos a continuación.

En primer lugar, dicha regularización deberá hacerse dentro del periodo útil del elemento, entendiéndose ésta de acuerdo con el artículo 1.4 del Reglamento del Impuesto sobre Sociedades (RIS) de la siguiente forma:

“… el período en que, según el método de amortización adoptado, debe quedar totalmente cubierto su valor, excluido el valor residual, excepto que dicho período exceda del período concesional, caso de activos sometidos a reversión, donde el límite anual máximo se calculará atendiendo a este último período…”

Si aún estamos en plazo para poder amortizar el importe correspondiente a ejercicios anteriores, el siguiente paso sería determinar cuál sería el coeficiente de amortización aplicable. Para ello el párrafo 2 del artículo 2.1 del RIS especifica que:

“A los efectos de aplicar lo previsto en el apartado 3 del artículo 19 de la Ley del Impuesto, cuando un elemento patrimonial se hubiere amortizado contablemente en algún período impositivo por un importe inferior al resultante de aplicar el coeficiente previsto en el párrafo b) anterior, se entenderá que el exceso de las amortizaciones contabilizadas en posteriores períodos impositivos respecto de la cantidad resultante de la aplicación de lo previsto en el párrafo a) anterior, corresponde al período impositivo citado en primer lugar, hasta el límite de la referida cantidad.”

A estos efectos cuando se refiere al límite de la referida cantidad y, según la consulta de la DGT 1806/1999, de 6 de octubre, la regularización de la amortización no deducida anteriormente se debe hacer por el mínimo. Para conocer la amortización mínima permitida, habrá que atenerse a lo especificado en el artículo 12 de la Ley del Impuesto sobre sociedades.

Por lo anteriormente expuesto, mi consejo sería que a la hora de regularizar una amortización no realizada en ejercicios anteriores, o bien realizada por un importe inferior se tengan en cuenta las pautas anteriores para no estar deduciendo un importe superior al permitido.

Lidia Planas Martín
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Nueva tabla de amortizaciones

Con la reforma fiscal se han producido una serie de cambios, entre ellos, se han modificado la tabla de amortizaciones, que se ha simplificado pasando a tener tan solo 33 elementos, en los que no hay especificación de los distintos tipos de actividades de las empresas.

Otro cambio a tener en cuenta es que se establece con carácter general la libertad de amortización para bienes de escaso valor, esto es, bienes de importes inferiores a 300,00 euros con límite máximo anual de 25.000,00€ para el periodo impositivo, si éste fuese inferior al año, se tendría que calcular la proporción correspondiente al periodo en función de la duración del mismo.

Para los elementos que se estuvieran amortizando con anterioridad al periodo impositivo iniciado el 01/01/2015 tendremos:

  • Elementos que se amortizaban de manera lineal, con un coeficiente diferente al del periodo impositivo iniciado al 01/01/2015 y siguientes, el importe resultante se calculará dividiendo el importe neto fiscal del bien existente al inicio de este periodo entre los años de vida útil que le reste según la nueva tabla.
  • Elementos que se amortizaban por un método diferente al lineal, y que por la nueva tabla de amortización corresponda a un plazo diferente, podrá optar por el método lineal en el plazo que le quede de vida útil.

Los cambios en los coeficientes de amortización, se contabilizarán como un cambio en la estimación contable, por lo que no debemos olvidar que tenemos que especificarlo en la memoria de la empresa.

Tipo de elemento

Coeficiente lineal máximo

Periodo de años máximo

Obra Civil

Obra civil general

2%

100

Pavimentos

6%

34

Infraestructuras y obras mineras

7%

30

Centrales

Centrales hidráulicas

2%

100

Centrales nucleares

3%

60

Centrales de carbón

4%

50

Centrales renovables

7%

30

Otras centrales

5%

40

Edificios

Edificios industriales

3%

68

Terrenos dedicados exclusivamente a escombreras

4%

50

Almacenes y depósitos (gaseosos, líquidos y sólidos)

7%

30

Edificios comerciales, administrativos, de servicios y viviendas

2%

100

Instalaciones

Subestaciones, Redes de transporte y distribución de energía

5%

40

Cables

7%

30

Resto de instalaciones

10%

20

Maquinaria

12%

18

Equipos médicos y asimilados

15%

14

Elementos de transporte

Locomotoras, vagones y equipos de tracción

8%

25

Buques, aeronaves

10%

20

Elementos de transporte interno

10%

20

Elementos de transporte externo

16%

14

Autocamiones

20%

10

Mobiliario y enseres

Mobiliario

10%

20

Lencería

25%

8

Cristalería

50%

4

Útiles y herramientas

25%

8

Moldes, matrices y modelos

33%

6

Otros enseres

15%

14

Equipos electrónicos e informáticos. Sistemas y programas 

Equipos electrónicos

20%

10

Equipos para procesos de información

25%

8

Sistemas y programas informáticos

33%

6

Producciones cinematográficas, fonográficas y series audiovisuales

33%

6

Otros elementos

10%

20

Esperamos que esta información os resulte útil.

Fátima Doblas Lara
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP