Nuevo Modelo 179 para el control de los apartamentos turísticos

Ya se encuentra planteado, pendiente de su aprobación el nuevo modelo 179 relativo a la cesión de viviendas de uso turístico.

Durante estos últimos años la Agencia Tributaria ha lidiado con las diferentes plataformas colaborativas para obtener los datos de los usuarios de sus servicios, a través de este modelo dichas plataformas como Airbnb o Wimdu estarán obligadas a informar de dichos usuarios pero no sólo este tipo de empresas ya que el modelo abarca en un concepto más amplio la intermediación en este tipo de servicios. En concreto, según la Agencia Tributaria quedarán obligados a presentar este modelo:

“las personas y entidades que presten el servicio de intermediación entre los cedentes y cesionarios. En particular, las personas o entidades constituidas como plataformas colaborativas que intermedien en la cesión de uso y tengan la consideración de prestador de servicios de la sociedad de la información.”

En cuanto a la periodicidad de la presentación de se hará con carácter trimestral. Estando prevista su aprobación en julio de 2018, el primer trimestre que se presentará será el correspondiente al 3T (tercer trimestre) del ejercicio 2018. Una vez aprobado, habrá que informar de la totalidad del ejercicio, es decir desde el 1 de enero de 2018. Por lo que los obligados tendrán que presentar la información relativa al primer (1T) y segundo trimestre (2T) antes del 31 de diciembre de 2018.

Logotipos de algunas webs que se dedican a la intermediación de alquilesres de vivienda con fines turísticos: 9flats, Airbnb, Wimdu...

Logotipos de algunas webs que se dedican a la intermediación de alquileres de vivienda con fines turísticos: 9flats, Airbnb, Wimdu…

En cuanto a la información a suministrar, según expresa el documento “Novedades Informativas 2017” de la Agencia Tributaria, sería la siguiente:

“a) Identificación del titular de la vivienda, la del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda (si es distinta del titular de la vivienda) y de las personas o entidades cesionarias.
b) Identificación del inmueble con especificación de la referencia catastral, en su caso.
c) Número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos.
d) Importe percibido, en su caso, por el titular cedente del derecho.”

Se excluyen del deber de informar los arrendamientos sometidos a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Las plataformas colaborativas entendemos que informarán de las personas que les consta como usuario en su base de datos, por lo que los usuarios deberán comprobar que sea correcto para evitar posibles requerimientos por ingresos no declarados bien en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o bien en el Impuesto sobre Sociedades.

Parece que tenemos un nuevo modelo a la vista que proporcionará una gran cantidad de información a la Agencia Tributaria. Por lo tanto, será importante para todas las partes implicadas en este tipo de operaciones que todas las operaciones realizadas hayan sido declaradas correctamente.

Lidia Planas Martín - Emede ETL Global

Lidia Planas Martín
Emede ETL Global

¿Qué pasa con la indemnización al arrendador si renuncia el inquilino?

Sabemos que, conforme al art. 9.1 de Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, en la redacción de la Ley 4/2013, de 4 de junio, cuya entrada en vigor se produjo el 6 de junio de 2013, la duración del arrendamiento puede ser libremente pactado por las partes, aunque si esta fuera inferior a tres años, llegado el día del vencimiento del contrato, este se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de tres años, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.

Por otro lado, el art. 11, también en la redacción de la Ley 4/2013, de 4 de junio, permite al arrendatario que pueda desistir del contrato de arrendamiento, una vez que hayan transcurrido al menos seis meses, siempre que se lo comunique al arrendador con una antelación mínima de treinta días. Y, para el caso de desistimiento, las partes pueden pactar en el contrato que deba el arrendatario, indemnizar al arrendador con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año del contrato que reste por cumplir, añadiendo que los períodos de tiempo inferiores al año darán lugar a la parte proporcional de la indemnización.

¿Qué pasa con la indemnización al arrendador si renuncia el arrendatario?

¿Qué pasa con la indemnización al arrendador si renuncia el arrendatario?

Ahora bien, es habitual plantearse qué ocurre en supuestos de desistimiento unilateral del contrato de arrendamiento por la voluntad del arrendatario, antes del transcurso del plazo legal de seis meses para el desistimiento, y antes del plazo de duración mínima pactada.

Esta cuestión había suscitado varias opiniones y debates doctrinales, si bien hemos accedido a una reciente encuesta efectuada en esta materia a varios magistrados de determinadas Audiencias Provinciales, entre ellos la de Málaga, siendo unánime todos ellos en que

“si el arrendatario desiste antes de los seis meses de duración mínima pienso que el arrendador le puede reclamar como indemnización todas las rentas correspondientes a los meses que falten hasta completar los seis, pues si el arrendatario no puede desistir antes de los seis meses y en consecuencia el arrendador puede pedir el cumplimiento del contrato con el pago de las rentas de los meses que falten, también podrá pedir el pago de las mismas rentas aunque sea a título de indemnización de daños y perjuicios.”

Por tanto, los arrendadores deben tener la certeza de que el contrato se cumplirá durante los seis primeros meses del contrato o, al menos, cobrará las rentas de ese periodo.

José Miguel Méndez Padilla - Méndez Padilla Abogados y Asociados

José Miguel Méndez Padilla
Méndez Padilla Abogados y Asociados

mendez-padilla-peq

Guardar

Guardar

Guardar

¿Cómo afecta la baja laboral a la consideración como actividad económica del arrendamiento de inmuebles?

¿Se incumple el requisito de persona contratada a jornada completa para la consideración de actividad económica del arrendamiento de inmuebles cuando dicha persona se encuentra de baja laboral?

Como ya es conocido, para que el arrendamiento de inmuebles se considere actividad económica, se exige el requisito de tener contratada a una persona con contrato laboral a jornada completa (desde el 1 de enero de 2015 se eliminó el correspondiente a local afecto directamente a la actividad); no obstante, es importante recordar que el criterio administrativo es que se trata de un requisito necesario pero en ningún caso suficiente y habrá que probar la necesidad de contar con dicha persona contratada y con una “masa crítica” suficiente de inmuebles para que exista una verdadera actividad.

Si el trabajador contratado a jornada completa esá de baja temporal, no afecta a la consideración del arrendamiento de inmuebles como actividad económica

Si el trabajador contratado a jornada completa está de baja temporal, no afecta a la consideración del arrendamiento de inmuebles como actividad económica

Sin embargo, la Dirección General de Tributos (DGT) en la respuesta a la consulta vinculante CV 6-4-17 ha precisado cómo se debe tratar el requisito formal de la persona contratada cuando ésta se encuentra de baja por enfermedad y planteándose si durante el tiempo que se extiende entre el inicio de la baja por incapacidad temporal del citado empleado y la contratación efectiva de otro nuevo trabajador para la cobertura de su baja se ha cumplido con el requisito exigido.

El requisito exigido de que el arrendador tenga al menos una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa, solo se entenderá cumplido si dicho contrato es calificado como laboral por la normativa laboral vigente -cuestión ajena al ámbito tributario- y es a jornada completa.

La DGT concluye que la exigencia de jornada completa debe entenderse cumplida en este caso, ya que se manifiesta que el trabajador ha sido contratado a jornada completa, con independencia de que de forma temporal pueda estar en situación de baja por enfermedad.

Aclaramos un asunto controvertido más; seguimos en racha… 😉

Juan Manuel Toro Fernández - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP