Rendimientos irregulares y no habituales obtenidos por abogados y otros profesionales

En una Sentencia reciente del Tribunal Supremo de fecha 19 de marzo de 2018, se fija criterio y se resuelve el tema de aplicación de la reducción por irregularidad de los rendimientos de actividades económicas, siguiendo doctrinas anteriores de otras sentencias de fecha 1 de febrero de 2008 y 15 de julio de 2004.

Concretamente, analiza si los rendimientos profesionales obtenidos por un abogado, u otros profesionales tales como arquitectos o ingenieros …, en el ejercicio de su profesión como retribución por sus servicios en procedimientos que se prolonguen más de dos años, y que se hayan percibido a la finalización de los mismos, de una sola vez, o en varias dentro de un solo ejercicio fiscal, deben entenderse como generados en un plazo superior a dos años, y por lo tanto tienen derecho a aplicar la reducción por irregularidad establecida en el artículo 32.1 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Persona Físicas, que establece lo siguiente:

“32.1. Los rendimientos netos con un período de generación superior a dos años, así como aquéllos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, se reducirán en un 30 por ciento, cuando, en ambos casos, se imputen en un único período impositivo.”

¿Pueden aplicar reducción por irregularidad los rendimientos obtenidos en procedimientos profesionales de una duración superior a 2 años?

¿Pueden aplicar reducción por irregularidad los rendimientos obtenidos en procedimientos profesionales de una duración superior a 2 años?

Aunque la sentencia ha sido dictada en el entorno de la actividad profesional de la abogacía, la jurisprudencia que emana de ella es aplicable a cualquier otra actividad económica que responda a las mismas características de temporalidad en su ejecución.

El motivo que justifica la reducción fiscal, reside en la necesidad de mitigar los efectos de progresividad sobre las rentas que tributan íntegramente en un solo ejercicio, pero que han sido obtenidas en contraprestación de trabajos o servicios realizados en un periodo de al menos dos años.

La novedad de esta sentencia se debe a una serie de matices importantes en el análisis de los rendimientos de las actividades económicas, tales como:

  • Que se ha de estar al estudio de cada caso concreto, sin generalizar sobre un colectivo o tipo de rendimientos, para valorar en cada caso específico, si concurren los requisitos y circunstancias para tener la posibilidad de aplicación de la reducción por irregularidad.
  • Que se insiste por parte del Tribunal en que se trata de un derecho de los contribuyentes a aplicar la reducción que la ley les reconoce.
  • Que se reparte la carga de la prueba entre ambas partes de la relación tributaria, de tal forma que el contribuyente deberá probar que los rendimientos de los que se deriva la factura han sido generados durante un periodo superior a dos años, para que se puedan beneficiar de la citada reducción, y será la Administración, a su vez, quien en su caso, deberá justificar y motivar las razones que desvirtúan la aplicación de la reducción por irregularidad.

La cuantía del rendimiento neto sobre la que se aplicará la reducción no podrá superar el importe de 300.000 euros anuales.

Sin duda, una interesante Sentencia que refuerza la aplicación de un importante beneficio fiscal que recoge la normativa de IRPF, derivado de una situación muy habitual en el desarrollo de determinadas actividades profesionales que pueden ver corregido el efecto de la progresividad del impuesto, y por lo tanto, reducir de esta forma la factura fiscal, sin duda una buena noticia.

Isabel Díaz Rosado - Emede ETL Global

Isabel Díaz Rosado
Emede ETL Global

Transmisión de vivienda habitual cuando el vendedor vive en una residencia

Sobre una consulta a la Dirección General de Tributos analizamos cómo afecta a la tributación una transmisión en la que el vendedor de una residencia habitual vive desde hace más de 2 años en un centro de residencia de mayores.

Recientemente la Consulta Vinculante V0335-18, de 8 de febrero de 2018 de la Subdirección General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, fija el criterio de consideración de vivienda habitual a los efectos de su transmisión para, en su caso, mayores de 65 años.

El concepto de residencia habitual a efectos de exenciones desaparece cuando la persona es residente en una residencia de ancianos y no vive en el inmueble en cuestión en los dos años anteriores.

El concepto de residencia habitual a efectos de exenciones desaparece cuando la persona es residente en una residencia de ancianos y no vive en el inmueble en cuestión en los dos años anteriores.

En la actualidad, el concepto de vivienda habitual a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas viene regulado en la disposición adicional vigesimotercera de la LIRPF, y, en su desarrollo, en el artículo 41 bis del Reglamento del Impuesto. En ambos preceptos, el concepto se regula a efectos de poder exonerar de gravamen a determinados rendimientos vinculados con la adquisición de la vivienda y a la ganancia patrimonial generada en su transmisión. El primero de estos, entre otros, dispone:

“Disposición adicional vigésima tercera. Consideración de vivienda habitual a los efectos de determinadas exenciones.

A los efectos previstos en los artículos 7.t), 33.4.b), y 38 de esta Ley se considerará vivienda habitual aquella en la que el contribuyente resida durante un plazo continuado de tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo aquel carácter cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención de primer empleo o de empleo más ventajoso u otras análogas.
(…).”

En desarrollo del concepto, el artículo 41 bis del RIRPF, establece:

“Artículo 41 bis. Concepto de vivienda habitual a efectos de determinadas exenciones.

1. A los efectos previstos en los artículos 7.t), 33.4.b), y 38 de la Ley del Impuesto se considera vivienda habitual del contribuyente la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años.

(…)

3. A los exclusivos efectos de la aplicación de las exenciones previstas en los artículos 33.4. b) y 38 de la Ley del Impuesto, se entenderá que el contribuyente está transmitiendo su vivienda habitual cuando, con arreglo a lo dispuesto en este artículo, dicha edificación constituya su vivienda habitual en ese momento o hubiera tenido tal consideración hasta cualquier día de los dos años anteriores a la fecha de transmisión.”.

Por ello, en el supuesto analizado, habiendo alcanzado en su día la vivienda objeto de consulta el carácter de habitual para el consultante, al llevar este más de dos años sin residir de manera habitual en dicha vivienda, no será de aplicación la exención de la ganancia patrimonial que pudiera generarse en su transmisión.

Juan Manuel Toro Fernández - Emede ETL GLobal

Juan Manuel Toro Fernández
Socio de Emede ETL Global

Comienza la cuenta atrás para la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Protección de Datos

El próximo día 25 de mayo entrará en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), implicando significativos cambios en los procesos y políticas utilizados por las empresas para la recogida y tratamiento de datos de carácter personal, tanto de sus clientes como de sus propios trabajadores.

Como consecuencia de ello, un gran número de entidades se encuentran inmersas en un proceso de adaptación de sus procesos a un nuevo marco normativo que plantea numerosas incógnitas y que, puede dar lugar a errores en el diseño de las nuevas políticas y procedimientos en el tratamiento de datos de carácter personal. La preocupación es elevada y no es para menos ya que el RGPD no olvida incluir un régimen sancionador en el que en el peor de los casos las multas pueden llegar incluso hasta los 20 millones de euros.

La nueva normativa europea sobre Protección de Datos entrará en vigor el viernes 25 de Mayo de 2018

La nueva normativa europea sobre Protección de Datos entrará en vigor el viernes 25 de Mayo de 2018.

En cuanto a las previsiones que las empresas deberán tomar para con sus empleados, se encuentra la posible obligación de tener que nombrar un Delegado de Protección de Datos, ya sea un empleado o un consultor externo que se responsabilice del cumplimiento de los procesos de recogida y tratamiento de los datos personales de los trabajadores y los clientes de la empresa, o la formación en materia de protección de datos que todos los trabajadores deben recibir antes del 25 de mayo y que implica entre otros, la obligatoriedad de conocer todas las novedades. Como puede apreciarse, se trata de una labor para la empresa que supondrá un coste significativo en muchos casos, pues dependerá de la actividad a la que se dedique la empresa y el número de trabajadores que conforme su plantilla.

Por tanto todos los departamentos de la empresa y sus trabajadores, dependiendo del grado de exposición a la privacidad se verán afectados por el RGPD. Concretamente estarán especialmente afectados los departamentos de Recursos Humanos de las empresas que realizan como es natural, tratamiento de datos personales con habitualidad de sus trabajadores, lo que conllevará un gran impacto en los procesos de las organizaciones, asumiendo estos departamentos una carga de trabajo más especializada con la necesidad de contar con expertos en protección de datos.

A modo de ejemplo y sin intención de profundizar en los pormenores del reglamento, los ámbitos en los que los departamentos de Recursos Humanos deben tener especial celo en el cumplimiento del RGPD son:

  • Tratamiento de datos biométricos: Nos referimos al registro de huella dactilar, firma digital, imágenes faciales y otros identificadores únicos que cada vez están más extendidos como forma de control de accesos a sistemas de la empresa o de control de la asistencia al trabajo, están considerados como datos especialmente sensibles.
  • Videovigilancia y control de los emails de los trabajadores: El reglamento indica que el empleador tiene derecho a controlar al empleado, aunque siempre manteniendo los principios de proporcionalidad, idoneidad e información. Es muy importante cumplir con lo dispuesto en el reglamento en cuanto a esta forma de control a la vista de la jurisprudencia que viene analizando la procedencia de estas actuaciones.
  • Fotos en la web: La imagen del trabajador es indudablemente un dato de carácter personal. Así, que la captación de fotos o la publicación de imágenes en la web corporativa de miembros de la empresa requerirá un consentimiento expreso porque tienen una función de promoción y calidad del servicio.
  • Gestión, capacitación y evaluación del desempeño: Los departamentos de Recursos Humanos trabajan constantemente con datos de los trabajadores de la empresa, datos que incluyen la gestión de nóminas, pero también otros especialmente sensibles sobre su capacitación laboral en cuanto a la vigilancia de la salud en el cumplimiento de la normativa de Prevención de Riesgos Laborales o la publicación y comunicación de sus evaluaciones del desempeño en sus puestos de trabajo.

¿Qué opinas de este nuevo Reglamento General de Protección de Datos? ¿Está tu empresa o departamento tomando las medidas oportunas para llegar a la línea de meta del 25 de mayo cumpliendo los nuevos requisitos en cuanto a protección de datos?

Pablo Aranda Valverde - Iuslaboral AbogadosPablo Aranda Valverde
Ius Laboral Abogados