La fiscalidad después del Brexit

A finales del mes de marzo, exactamente el día 29, se hará efectiva la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el tan cacareado Brexit. El día 30 de marzo, Gran Bretaña ya no formará parte tanto del mercado único como de la unión aduanera.

Además de las consecuencias de índole política, económica, financiera, empresarial y hasta afectiva que tendrá el Brexit, desde Emede ETL Global queremos informarle de las principales consecuencias fiscales que tiene la salida de la UE de Gran Bretaña.

Es momento de repasar las consecuencias del Brexit desde un punto de vista fiscal

Es momento de repasar las consecuencias del Brexit desde un punto de vista fiscal

En primer lugar, en cuanto a la tributación indirecta, las ventas de mercancía a las islas se considerarán como exportación de bienes en lugar de entregas intracomunitaria de bienes. Asimismo las adquisiciones de bienes desde Reino Unido, se tratarán de importaciones de bienes, ya no serán adquisiciones intracomunitarias de bienes. Por tanto los flujos de mercancía dejarán de declararse en el modelo de operaciones intracomunitarias (modelo 349) y en el Intrastat.

Dado que ya estaríamos ante exportaciones e importaciones de bienes, se deberán cumplir las formalidades aduaneras oportunas, pago de aranceles y otros gravámenes que se devenguen tanto en la introducción como en la expedición. Recordar que los operadores económicos deben identificarse a efectos aduaneros con un número de registro e identificación (número EORI), válido en toda la Unión Europea. Del mismo modo, dejará de aplicarse la normativa comunitaria relativa a los impuestos especiales.

Desde el punto de vista de la tributación directa, las implicaciones son numerosas, y aquí indicaremos las más destacadas. Desde el punto de vista empresarial, las más reseñables son: la inaplicación determinadas directivas traspuestas a las normativas nacionales tales como la de las operaciones de reestructuración (se consigue diferir determinadas rentas que se devengan en esta tipología de operaciones siempre que exista un “motivo económico válido”), directiva de intereses y cánones, la directiva matriz-filial, la de intercambio de información que en la actualidad es rápido y fluido entre las diferentes administraciones tributarias nacionales…

Por último, debemos recordar que para el británico de a pie que perciba rentas de fuente española sujetas al Impuesto sobre la Renta de No residentes (IRNR), el tipo de retención general pasará del 19% actual por ser miembro de la UE al tipo general del 24%. Además tendrá un importante impacto para el residente en Reino Unido, y es que cuando herede bienes y derechos situados en España dejará de poder aplicar ciertos beneficios fiscales contenidos en las normativas de las comunidades autónomas, ahora que, en caso de Andalucía se prevé bonificar al 99% el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, esto es tributando únicamente por el 1%.

Como puede apreciar el lector, no son pocas las implicaciones del Brexit en todos los ámbitos, por ello, les recomendamos examinar, analizar de manera pormenorizada en el ámbito no solo empresarial sino tambieén en el personal para, en su caso, implementar un plan de acción que minimice los posibles efectos negativos que pueda tener.

Luis Gajate Bonilla
lgajate@etl.es
Emede ETL Global

Publicada la nueva Ley de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales

El pasado mes de diciembre se publicó la tan esperada Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de derechos digitales que viene a complementar el famoso RGPD.

Todas las empresas grandes y pequeñas incluidos los autónomos tuvieron la obligación de adaptarse al nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos hasta el 25 de mayo del pasado año. Ahora esta ley estatal “completa” y “aclara” la normativa europea.

La nueva Ley de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales completa y aclara el RGPD

La nueva Ley de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales completa y aclara el RGPD

Algunas cuestiones que los empresarios deben tener en cuenta son:

  • Identificar la tipología de datos que poseen para así poder hacer una valoración del nivel de riesgos en materia de protección de datos. De este modo poder realizar una evaluación de riesgos adecuada con una plan preventivo al respecto.
  • Nombrar a un DPO (Delegado de Protección de Datos) si la tipología de datos y empresa así lo requiere.
  • Redactar el “registro de las actividades de tratamiento”. En el mismo se deberá especificar los fines del tratamiento, la descripción de las categorías de interesados, destinatarios de las comunicaciones, transferencias de datos si las hubiera, entre otras cuestiones. El alta en los ficheros en la web de la Agencia Española de Protección de datos pasó a la historia.
  • Una cuestión muy importante son los encargados del tratamiento, empresas que tienen acceso a nuestros datos para realizar los servicios que contratamos con ellos (asesoría fiscal/laboral, servicio de prevención de riesgos laborales, empresa de mantenimiento informático, videovigilancia…). Con ellos es muy importante firmar un contrato especificando los datos a los que tienen acceso y sus responsabilidades y obligaciones.
  • Obtener el consentimiento expreso de los integrantes de nuestras bases de datos el cual deberemos poder demostrar.
  • Para aquellas empresas con empleados, es conveniente en todo caso firmar un contrato de confidencialidad y de tratamiento de sus datos personales por los diferentes encargados de tratamiento.
  • Adecuar los avisos legales correspondientes: formularios, páginas web, cuestionarios,…

Con todo ello y otras cuestiones a tener en cuenta según nuestro tipo de empresa, tendremos adecuada la misma a las novedades legislativas en materia de protección de datos.

Inmaculada Vargas
Aukani Consulting
, partner de Emede ETL Global

Todo sobre el Modelo 347 del ejercicio 2018

Tras la esperada noticia, confirmada en la Orden HAC/1148/2018, podemos suspirar tranquilos pues finalmente la presentación del Modelo 347 se mantiene para el mes de febrero de forma indefinida. Hemos estado con el alma en vilo desde el anuncio de una posible modificación del plazo a enero, modificación que finalmente ha sido descartada.

No hay novedades respecto a los sujetos obligados y cumplimentación del modelo, por lo que hacemos un breve resumen con las pinceladas a tener en cuenta recordando los sujetos obligados:

Sujetos obligados (cuando superen en el cómputo anual el importe de 3.005,06 euros con una misma persona o entidad durante el ejercicio anterior)

  • Personas físicas o jurídicas, públicas o privadas y entidades en atribución de rentas en el desarrollo de sus actividades empresariales o profesionales con terceras personas.
  • Entidades a las que sea de aplicación la Ley 49/1960, de 21 de junio sobre la propiedad horizontal, así como entidades o establecimientos privados de carácter social (art.20.Tres LIVA), por las adquisiciones en general de bienes y servicios que efectúen al margen de las actividades empresariales o profesionales (excepto gastos de suministros).
  • Sociedades, Asociaciones, Colegios Profesionales, u otras entidades, por las operaciones de cobro por cuenta de sus socios, asociados, de honorarios profesionales o derechos derivados de la propiedad intelectual de autor u otros.
Captura parcial del Modelo 347

Captura parcial del Modelo 347

Sujetos no obligados

  • Aquellos que realicen en España actividades empresariales o profesionales sin tener la sede de actividad dentro de territorio español.
  • Personas físicas y entidades en régimen de atribución de rentas en el IRPF, por las actividades que tributen en estimación objetiva, régimen simplificado de IVA (excepto las adquisiciones por las que exista obligación de anotación en el libro registro de facturas recibidas), régimen especial agrario de ganadería y pesca o régimen en recargo de equivalencia (exceptuando aquellas operaciones por las que esté obligado a expedir factura).
  • Los obligados que no hayan superado el importe de 3.005,06 euros con la misma persona o entidad en el ejercicio anterior en cómputo anual.
  • Los obligados que hayan realizado operaciones no sometidas al deber de informar.
  • Los obligados incluidos en el Suministro Inmediato de Información (SII), REDEME, grandes empresas…, a excepción del período del ejercicio por el que no estuvo obligado al SII, por ejemplo en el caso de que un contribuyente se haya inscrito en REDEME a mitad de año.

Es interesante revisar las preguntas frecuentes y determinar la forma de consignación en el modelo, para ello os dejo un post anterior donde contamos todo lo que necesitas para llevarlo a cabo: preguntas frecuentes sobre el modelo 347.

Centrémonos ahora en las novedades relacionadas con las declaraciones complementarias, debido al nuevo sistema TGVI Online como vía de entrada en el sistema, dejaremos de tener la opción para dar de alta registros de detalle a través de la plataforma de “Consulta y modificación de declaraciones”, por lo que tendremos las siguientes opciones: Modificar registros de detalle; Baja registro de detalle; y Baja por sustitución.

En el caso de tener que presentar una declaración complementaria:

  • Se debe de consignar “C” si vamos a incluir datos que se han omitido en la declaración presentada anteriormente, se pueden presentar tantas complementarias como sean necesarias.
  • Es necesario disponer de un número identificativo que no haya sido previamente utilizado en una presentación e informar de un número identificativo origen que corresponda con la presentación de una declaración no dada de baja.

En el caso de tener que presentar una declaración complementaria por sustitución:

  • Se realizará a través de del servicio de “Consulta y modificación de declaraciones”.
  • Se consignará “S” para anular la anterior y sustituirla por la nueva declaración.
  • Dar Baja por sustitución de la declaración origen y consignar el número de identificación de la misma para la presentación de la sustitutiva.

Dado que, cada vez vamos a tener más acotados los servicios de modificación a través de la plataforma de la AEAT, y que no nos aseguran que en algún momento comiencen a sancionar por ello si se hace ya vencido el plazo, teniendo en cuenta las cuantiosas sanciones reguladas en el artículo 198 de la Ley General Tributaria (LGT): consistiendo en multa pecuniaria fija de 20 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma persona o entidad que hubiera debido incluirse en la declaración con un mínimo de 300 euros y un máximo de 20.000 euros, quedándose a la mitad si se regulariza sin requerimiento previo, es destacable la revisión de los datos a consignar dentro del plazo establecido.

Beatriz Gaspar García - Emede & ETL Global

Beatriz Gaspar García
Emede ETL Global