Novedades en la normativa para autónomos

El pasado jueves 10 de septiembre se publicó la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, que modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y que adopta medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social.

Sin duda es tiempo de estímulos para los emprendedores y, por su interés, reseñamos sus principales novedades, que entrarán en vigor a los 30 días de su publicación, es decir, el 10 de octubre de 2015.

La norma permite a los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes la contratación de trabajadores por cuenta ajena en supuestos vinculados a la conciliación de su actividad profesional y vida familiar:

  1. Supuestos de riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural de un menor de nueve meses.
  2. Períodos de descanso por maternidad, paternidad, adopción o acogimiento, preadoptivo o permanente.
  3. Por cuidado de menores de siete años que tengan a su cargo.
  4. Por tener a su cargo un familiar, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, en situación de dependencia, debidamente acreditada.
  5. Por tener a su cargo un familiar, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, con una discapacidad igual o superior al 33 por ciento, debidamente acreditada.

Para los supuestos previstos en los apartados 3, 4 y 5 anteriores, el contrato se celebrará por una jornada equivalente a la reducción de la actividad efectuada por el trabajador autónomo sin que pueda superar el 75 por ciento de la jornada de un trabajador a tiempo completo

La duración del contrato está vinculada al mantenimiento de la situación de cuidado de menor de siete años o persona en situación de dependencia o discapacidad a cargo del trabajador autónomo, con una duración máxima, en todo caso, de doce meses.

Otro importante acicate es la nueva regulación de las reducciones y bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social aplicables a los trabajadores por cuenta propia. La ley establece con carácter fijo la denominada tarifa plana de 50 euros para los trabajadores por cuenta propia que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los 5 años inmediatamente anteriores, durante los 6 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta, en el caso de que opten por la cotización de bases mínimas.

Con posterioridad al periodo inicial de 6 meses podrán aplicarse unas reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes por un período máximo de hasta 12 meses. En el supuesto de menores de 30 años, o menores de 35 años en el caso de mujeres, la duración máxima de las reducciones y bonificaciones será de 30 meses.

Además, lo previsto anteriormente resultará de aplicación aún cuando los beneficiarios de esta medida, una vez iniciada su actividad, empleen a trabajadores por cuenta ajena.

Se establece un nuevo sistema de bonificación por altas en autónomos del cónyuge y familiares de trabajadores autónomos por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, quienes tendrán derecho a una bonificación durante los 24 meses siguientes a la fecha de efectos del alta, equivalente al 50 por ciento durante los primeros 18 meses y al 25 por ciento durante los 6 meses siguientes, de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente en cada momento en el Régimen Especial, o Sistema Especial en su caso, de trabajo por cuenta propia que corresponda.

Entre las medidas previstas se mejora el incentivo al autoempleo a través de la prestación por desempleo. Así, podrá compatibilizar la prestación por desempleo, por un máximo de 270 días, siempre que el autónomo lo solicite a la entidad gestora en el plazo de 15 días a contar desde la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia.

Respecto de la capitalización del desempleo se elimina la barrera de la edad, ampliándose de esta forma el número de trabajadores por cuenta propia que podrán capitalizar el 100 por cien de su prestación para destinarla a la inversión necesaria para el ejercicio de la actividad o como aportación al capital social de una entidad mercantil de nueva constitución o constituida en un plazo máximo de doce meses anteriores a la aportación, siempre que vayan a poseer el control efectivo de la misma, o incorporarse a sociedades laborales o cooperativas de trabajo asociado de nueva creación.

Si no se obtiene la capitalización por su importe total, la entidad gestora podrá abonar mensualmente el importe de la prestación por desempleo de nivel contributivo para subvencionar la cotización. Si el trabajador hubiera impugnado el cese de la relación laboral origen de la prestación por desempleo, la solicitud deberá ser posterior a la resolución del procedimiento correspondiente.

Sin duda, son importantes novedades que impulsarán el inicio de la actividad empresarial y que deberán ir acompañadas de otros estímulos fiscales y a la contratación, para hacer crecer nuestra economía y vencer al pertinaz desempleo que asola al país.

Jorge Martín Sanz
Ius Laboral Abogados, S.L.P.

Los comentarios están cerrados.