Base imponible de ventas no declaradas

¿Qué sucede si una empresa deja de declarar una venta y posteriormente Hacienda descubre el ingreso?

Como se ha mencionado, en este caso se trata de determinar si en los supuestos en los que la Administración Tributaria descubre operaciones ocultas no facturadas se debe entender incluido el IVA en el precio pactado entre las partes y cómo computa este ingreso en el Impuesto sobre Sociedades.

El Tribunal Supremo ha resuelto cómo podemos repercutir el IVA si no hemos declarado una venta.

El Tribunal Supremo ha resuelto cómo podemos repercutir el IVA si no hemos declarado una venta.

Pues bien el Tribunal Supremo en su sentencia 3451/2017 del 27-09-2017 establece dos supuestos distintos en función de si todavía cabe la posibilidad de repercutir el IVA o no. Según establece el artículo 88.4 de LIVA:

“Cuatro. Se perderá el derecho a la repercusión cuando haya transcurrido un año desde la fecha del devengo.”

Por lo tanto, en el primero de los casos, si no ha transcurrido un año desde la fecha del devengo, y todavía cabe la posibilidad de repercutir IVA, todo el importe será considerado como mayor ingreso para las empresas en su Impuesto sobre Sociedades.

Por ejemplo: Sobre un ingreso no declarado por importe de mil euros, aplicando un tipo de IVA del 21%. En este caso, Hacienda exigirá un IVA de 210 euros y un mayor ingreso en el Impuesto sobre sociedades de 1.000 euros.

Sin embargo, si ya ha transcurrido el año desde la fecha de devengo y no cabe la posibilidad repercutir el IVA, el tratamiento sería distinto, éste se entenderá incluido en el importe total.

En este segundo supuesto, en base a los datos expuestos, pasado el año desde la fecha de devengo, Hacienda solo nos podrá exigir un IVA de 173 euros, y deberá imputar un mayor ingreso en el Impuesto sobre Sociedades de 827. De esta forma, el importe que Hacienda nos puede exigir es inferior en ambos Impuestos.

Por lo tanto, hay que estar atento a la liquidación que recibimos de Hacienda, ya que en el caso de que haya transcurrido un año desde la fecha de devengo el importe que la Agencia Tributaria nos puede exigir es considerablemente inferior al del primer supuesto.

Alberto Ferrer Medina
Emede ETL Global

Todo sobre el Régimen de Devolución Mensual del IVA (REDEME)

El Régimen de Devolución Mensual consiste en la posibilidad de solicitar la devolución del saldo del Impuesto sobre el valor añadido (IVA) a su favor existente al término de cada periodo de liquidación.

Este sistema de devolución mensual se abre a la mayoría de los sujetos pasivos del IVA independientemente de cual sea la naturaleza de sus operaciones y/o el volumen de éstas así como a los empresarios o profesionales que se conviertan en tales en la medida en que adquieran bienes y servicios con objeto de destinarlos al ejercicio de una actividad empresarial o profesional.

Si no estás obligado y optas por el Régimen de Devolución Mensual has de tener en cuenta que deberás llevar la contabilidad al día

Si no estás obligado y optas por el Régimen de Devolución Mensual has de tener en cuenta que deberás llevar la contabilidad al día.

Es un procedimiento opcional y puede ser aplicado por todos los sujetos pasivos que cumplan los requisitos y las condiciones previstas en el Reglamento del Impuesto sobre el Valor añadido (RIVA).

Para acogerse al mismo, debemos presentar en el mes de noviembre del año anterior al que deba surtir efecto, la inscripción de manera formal mediante una declaración censal (Modelo 036 – AEAT).

Excepcionalmente, podría presentarse la misma durante el plazo de presentación de autoliquidaciones periódicas, surtiendo efectos la inscripción desde el día en que finalice el periodo de liquidación de dichas declaraciones, es decir, con efectos en el mes siguiente. Aquellas solicitudes presentadas fuera de los plazos anteriormente indicados, se desestimarán y archivarán sin más trámite que el de comunicación al sujeto pasivo.

Como regla general, aquellos sujetos pasivos que estén inscritos en el mismo deben mantenerse en dicho Régimen durante el año para el que se solicitó, salvo en el caso de aquellos sujetos pasivos que hayan presentado la solicitud en el plazo de presentación de las autoliquidaciones periódicas en cuyo caso deben mantenerla al menos durante el año en el que solicitan la inscripción y el inmediatamente siguiente.

Si en plazo de tres meses, desde la fecha de inscripción, el solicitante no recibe notificación expresa de la resolución del expediente, se entenderá que esta ha sido desestimada.

Una vez estemos de alta en REDEME podemos presentar la baja voluntaria en el mes de noviembre del año anterior al que deban surtir efectos, teniendo en cuenta que una vez se presenta la misma, no podemos volver a solicitar la inclusión nuevamente en dicho Régimen durante ese año natural.

Aunque, a primera vista, parece un Régimen bastante atractivo, debemos tener en cuenta ciertas consideraciones como pueden ser que la Administración Tributaria puede exigirles a los sujetos pasivos, la prestación de garantías suficientes para proceder a la devolución de las cantidades resultantes así como la obligación de llevar los Libros Registros del IVA a través de la Sede Electrónica de la AEAT, es decir, la inclusión de manera inmediata en el Sistema Inmediato de Información (SII), del que ya hablamos en un post hac eun par de años y que os invitamos a releer.

Rocío Bautista Ruiz - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Rocío Bautista Ruiz
Emede ETL Global

La titularidad real de las empresas llega al Registro Mercantil

Los empresarios y comerciantes que desarrollan su actividad bajo la forma de sociedades mercantiles, van a tener que salir del anonimato y aparecer en el “escaparate” público que es el Registro Mercantil, siempre y cuando posean o controlen, directa o indirectamente, un porcentaje superior al 25 por ciento del capital o de los derechos de voto de una persona jurídica, o que por otros medios ejerzan el control, directo o indirecto, de la gestión de una persona jurídica (si el control es indirecto por medio de persona jurídica debe indicarse su identidad).

Es lo que se conoce o se entiende por titular real de las sociedades mercantiles, y trae su origen y causa en la prevención del blanqueo de capitales.

La titularidad real de las empresas deberá expresarse en el Registro Mercantil

La titularidad real de las empresas deberá expresarse en el Registro Mercantil

En este sentido, vemos como la UE está trabajando a máximo, para poder luchar contra el blanqueo de capitales, y dentro de esta particular “cruzada”, ha procedido a la reciente modificación de la Quinta Directiva, reestructurando la regulación comunitaria en materia de prevención de blanqueo de capitales, y ha introducido la obligación de que los Estados miembros aseguren la información sobre la titularidad real de las Sociedades y que ello se conserve en un Registro Central, tal y como se publicó en el diario Oficial de la Unión Europea (DOUE).

En España, ya se ha empezado a trabajar en esta línea marcada por Europa, y a tal efecto se dictó la Orden JUS/319/2018, de 21 de marzo, por la que se aprueban los nuevos modelos para la presentación en el Registro Mercantil de las cuentas anuales de los sujetos obligados a presentarlas, publicada en el BOE de 26 de marzo de 2018, y que ya se encuentra en vigor, en la que habrá que incluir la titularidad real de la sociedad mercantil en cuestión. En ejercicios sucesivos el formulario correspondiente solo deberá ser cumplimentado si se han producido cambios en la titularidad real.

Por tanto, mediante esta medida, que es una de las piezas clave en los sistemas de prevención del blanqueo de capitales se pretende saber quiénes son las personas físicas que están realmente detrás de las transacciones que son objeto de análisis por parte de los sujetos obligados a aplicar la normativa preventiva, pero también se va a conocer a quienes están mayoritariamente detrás de las sociedades mercantiles, y fundamentalmente de las pequeñas y medianas empresas que operan bajo el sistema de sociedades de responsabilidad limitada y donde suele ser habitual la existencia de estos titulares reales que poseen más del 25% del capital social.

Con independencia de la prevención de capitales, esta nueva situación favorecerá los posibles embargos de participaciones de posibles deudores que, hasta ahora, se encontraban “ocultas” en una participación social no manifestada al exterior.

José Miguel Méndez Padilla - Méndez Padilla Abogados y Asociados

José Miguel Méndez Padilla
Méndez Padilla Abogados y Asociados

mendez-padilla-peq