¿Es posible aportar documentos una vez concluido el plazo de alegaciones?

El criterio de Hacienda frente al momento en el que los documentos no aportados en el plazo de alegaciones pueden presentarse finalmente ha sido modificado tras una sentencia de unificación de doctrina del Tribunal Supremo.

La decisión sobre si es admisible la aportación de pruebas y documentos una vez ha concluido el trámite de alegaciones ha sido siempre objeto de controversia entre Hacienda y el contribuyente. Al ser una cuestión en la que entra en juego el derecho a la tutela judicial efectiva, al contribuyente no le parece suficiente garantía lo establecido por el artículo 96.4 del Real Decreto 1065/2007, que regula las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria, y que regula este supuesto. Este artículo nos dice que no se puede aportar documentación adicional una vez concluido el plazo de alegaciones salvo una excepción, que no hubiera sido posible aportarlo previamente y que no se haya dictado resolución.

¿Es posible aportar documentos una vez concluido el plazo de alegaciones?

Una sentencia del Tribunal Supremo, adoptada por el TEAC y aceptada por Hacienda,  modifica el tradicional criterio en el que era norma el rechazo de cualquier documentación presentada fuera de plazo.

Bien, parece evidente que algo tan determinante como la aportación de pruebas en un proceso tributario no puede tener un elenco de supuestos tan restrictivo y dejar esta consideración al arbitrio de la administración pudiera parecer peligroso, es por ello, que afortunadamente el TS se ha pronunciado ya varias veces al respecto y considera que siempre ha de tenerse en cuenta los nuevos documentos que se aporten, como se desprende de la sentencia del Tribunal Supremo nº 684/2017, Rec. 615/2016 de fecha 20 de abril del 2017:

“el rechazo de la documentación aportada por el contribuyente en sede de reposición, por entender que la documentación necesaria para la resolución del expediente tiene el límite temporal otorgado por la Administración en sus actuaciones de comprobación, supone volver a una concepción meramente revisora de los procedimientos de revisión que hace mucho tiempo que ha sido superada.

 

…La conclusión a la que se llega no es sino lógica constatación del hecho que si en vía económico-administrativa y en vía judicial es posible aportar la documentación que el actor estime procedente para impugnar la resolución tributaria, parece mucho más lógico que pueda hacerse antes en el discurrir procedimental y aportarse en el primero de los medios de impugnación que pueden ejercitarse”.

En consecuencia, el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) a la vista del criterio sentado por el Tribunal Supremo en su sentencia del 02-11-2017 concluye entendiendo:

“que el contribuyente puede aportar a los Tribunales económico administrativos documentos y pruebas que no aportó en sede del procedimiento de comprobación pero ha de tratarse de documentos o pruebas que justifiquen materialmente lo pretendido por el sujeto pasivo sin que sea preciso que el Tribunal Económico Administrativo despliegue una actividad de comprobación e investigación que le está vedada, ya que la función del Tribunal económico administrativo es la de valorar la prueba y no la de investigar.”

Finalmente, Hacienda ha aceptado este criterio y los contribuyentes podrán aportar documentos no aportados previamente en fase de alegaciones sin que puedan ser rechazados, solo con la limitación de que la nueva documentación aportada no suponga una actividad de investigación por parte del tribunal.

Alberto Ferrer Medina
Emede ETL Global

La “hoja de visita” o “parte de visita” según nuestra jurisprudencia

Con esta denominación nos estamos refiriendo a la situación que se origina en la práctica cuando un consumidor busca vivienda, bien para alquilar o bien para comprar, realizando la gestión por su cuenta (a través de los distintos anuncios inmobiliarios, o por otras vías donde se publicitan dichos inmuebles).

La situación que se analiza por la jurisprudencia se refiere a la reclamación por parte de la agencia al inquilino/comprador (siempre consumidor) de pagar una comisión como consecuencia de la firma de un documento que se denomina “hoja de visita” o “boletín de visita” (a una empresa), sin que haya existido un encargo de mediación por parte del inquilino/comprador.

En la búsqueda de vivienda es muy común tener que firmar el parte de visita al agente inmobiliario

En la búsqueda de vivienda es muy común tener que firmar el parte de visita al agente inmobiliario

Con carácter general, debemos considerar que a todos estos supuestos le son de aplicación el Real Decreto 515/1989 de 21 de abril, sobre protección de los consumidores en cuanto a la información a suministrar en la compraventa y arrendamiento de viviendas, que en el artículo 10 del citado Real Decreto recoge lo siguiente:

“los documentos contractuales de compra-venta o arrendamiento de viviendas deberán ir redactados con la debida claridad y sencillez, sin referencia o remisión a textos o documentos que no se faciliten previa o simultáneamente a la celebración del contrato.

Igualmente deberán responder a los principios de buena fe y justo equilibrio de las contraprestaciones, lo que entre otras, implica la prohibición de inclusión de cláusulas que impongan un incremento del precio por servicios, accesorios, financiación, aplazamientos, recargos, indemnizaciones o penalizaciones que no correspondan a prestaciones adicionales efectivas que puedan ser libremente aceptadas o rechazadas por el comprador o arrendatario con independencia del contrato principal…”

Por su parte, la jurisprudencia es unánime al manifestar que la simple firma de una hoja de visita no equivale a un contrato de mediación, fiel reflejo de dicha jurisprudencia es la Sentencia número 219/2017, de fecha 29 de septiembre de 2017, dictada por la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Granada, en el recurso nº 239/2017, cuyo ponente fue D. Juan Francisco Ruiz- Rico Ruiz, que en su fundamento de derecho segundo establece lo siguiente:

“…mostramos nuestra conformidad con la Juzgadora de Instancia en que la hoja de visita del inmueble firmada por el demandado no equivale a contrato de mediación o encargo de compra alguno. En dicho documento, … se refiere al Sr. Leopoldo, no como contratante o interviniente en contrato alguno, sino como “cliente o visitante”, que ha visitado el inmueble “en calidad de interesado en su compra”.

No se determinan obligaciones reciprocas entre las partes, ni se hace mención el precio o condiciones dentro de las cuales se habría de negociar la compraventa, o cuales eran las exigidas por la propietaria, que tampoco constan. Desde luego, no podía entenderse como obligación de la mediadora únicamente mostrar la vivienda. Sin embargo, en el texto de la “hoja de visita” se desliza subrepticiamente el compromiso de “el interesado” de no realizar ninguna gestión ni a negociar las condiciones de la transacción del inmueble visitado encaminada a comprar el mismo, obligación esta de carácter indefinido, no sujeta a plazo, y cuyo cumplimiento quedaba garantizado mediante una cláusula penal de pago de los honorarios del 3% (1’5% a cada parte) del importe de la venta. Como bien señala la sentencia, esta obligación unilateral no encuentra causa en contraprestación o promesa de la otra parte, y ha de considerarse abusiva e impuesta con evidente mala fe, al derivar una obligación del solo hecho de mostrar unas viviendas.

Esta misma Audiencia Provincial se ha pronunciado al respecto… –señalando- que en tal caso no nos encontramos ante un verdadero contrato de corretaje, en su modalidad de mandato de compra, por vulneración de lo dispuesto en el artículo 1.261 del Código Civil.

… Como se exponía en la sentencia referida “encubrir bajo una denominada “hoja de citas” (folio 8, no firmada por el demandado) un contrato, vulnera el mencionado artículo 1.261 del CC ., pues, bajo la simple apariencia de que se formula un mero parte de visita de efectos puramente internos para la empresa, realmente se está vinculando a la otra parte a los efectos obligatorios de un contrato, de modo que tal conducta del actor produce error en el demandado, quien no presta su consentimiento al contrato encubierto sino a lo que realmente se le ha manifestado, que es justificar su visita al inmueble en cuestión, por lo que, en consecuencia, el contrato de corretaje es inexistente”.

En sentido idéntico se pronuncia la Audiencia Provincial de Murcia de fecha 19 de junio de 2017, en la que se establece que exista un contrato de mediación y que se produzca el contrato principal (compraventa o arrendamiento) no implica que tanto comprador como vendedor están obligados al pago de comisiones, reflejando en el fundamento de derecho segundo lo siguiente:

“la mera intervención no genera derecho al cobro de honorarios para todas las partes, si no existe pacto, documentado o verbal, en tal sentido, pacto que debe extenderse, no solo al derecho al cobro de la comisión correspondiente, sino también y principalmente a la fijación del importe de tales honorarios en el porcentaje que corresponda.”.

En consecuencia, de dicha jurisprudencia se puede extraer que la conclusión de que la mera intervención del agente sin su encargo, aunque se firme un “parte de visita”, no genera el derecho a cobro, pues en tal caso, no nos encontramos ante un verdadero contrato de corretaje por vulneración de lo establecido en el artículo 1.261 del Código Civil.

Ana de los Ángeles Díaz Rosado - Méndez Padilla Abogados y Asociados

Ana de los Ángeles Díaz Rosado
Méndez Padilla Abogados y Asociados

mendez-padilla-peq

Claves para no olvidar nada antes de confirmar el borrador de la Renta

Los primeros síntomas primaverales son el comienzo de la subida de las temperaturas, el cambio de los relojes al horario de verano, las primeras alergias y el inicio de la campaña de la Renta.

Ha comenzado la campaña de Renta 2017 y lo principal es tener en cuenta las deducciones propias de cada comunidad autónoma, como pueden ser el alquiler o adquisición de vivienda habitual, gastos de guardería…

Ya llegó la Campaña de la Renta 2017

Ya llegó la Campaña de la Renta 2017

La principal novedad para este año es la app en el móvil, pero cuidado porque cabe la posibilidad de que se puedan escapar algunas deducciones importantes a la hora de confirmar el borrador.

A continuación enumeramos algunas deducciones importantes a tener en cuenta antes de confirmar la declaración:

La familia y uno más

Los cambios en el estado civil deben aparecer reflejados en el borrador, así como las defunciones y sobre todo los nacimientos, ya que estos conllevan la posibilidad de perder deducciones familiares. Deben tenerse en cuenta las situaciones de minusvalía. Muy importante también, si estás casado, valorar que es más beneficioso fiscalmente, si hacer la declaración conjunta o individual.

Los rendimientos del trabajo

Deben incluirse las cuotas sindicales y los colegios profesionales (siempre que exista colegiación obligatoria) y se debe prestar atención si los ingresos provienen de más de un pagador ya que a veces el borrador no reflejas todos los datos.

La titularidad de los inmuebles y las viviendas y locales vacíos

Las viviendas y locales vacíos generan imputación de rentas inmobiliarias, por lo que se debe comprobar que el inmueble siga siendo de nuestra propiedad.

Deducción por alquiler de vivienda habitual

La deducción estatal por alquiler de vivienda habitual se mantiene vigente para los contratos firmados antes del 1 de enero de 2015. Hay que tener en cuenta que algunas comunidades autónomas tienen establecidas diferentes tipos de deducciones al alquiler.

Deducción por vivienda habitual

La deducción estatal por adquisición de vivienda habitual continúa siendo aplicable para aquellos que la compraron o que realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013. Revisar también que el importe de la hipoteca se ha dedicado al 100% para financiar la vivienda.

Ganancias patrimoniales

A veces los contribuyentes olvidan declarar las ganancias patrimoniales y éstas deben estar incorporadas en la propuesta de declaración para evitar que la Agencia Tributaria practique una liquidación e imponga una sanción.

Los donativos

Deducciones importantes que a veces no se incluyen en el borrador. Para que las deducciones se incluyan en el borrador, la entidad receptora debe tener los datos de quien dona y comunicarlo a la Agencia Tributaria.

Planes de pensiones

La entidad gestora tiene la obligación de facilitar los datos a la Agencia Tributaria pero conviene comprobarlos.

Las cláusulas suelo

Sobre esta cuestión Gestha (Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda) aclara que “el dinero que se pagó al banco, y que éste devolverá después, es el reintegro de un pago indebido, por lo que no constituye renta, tampoco se integrarán en la base imponible los intereses que tienen la finalidad de indemnizar y que están relacionados con las cláusulas suelo”.

Por lo tanto, no nos apresuremos y reflexionemos antes de confirmar el borrador.

Raquel Gómez Adarve - Emede & Asociados Asesores Tributarios

Raquel Gómez Adarve
Emede ETL Global