Obligaciones que hay que cumplir en los contratos de formación

Analizamos los contratos de formación tomando perspectiva desde la necesidad de cumplir con las obligaciones que conlleva esa modalidad contractual para evitar sorpresas muy desagradables.

En los últimos años ha proliferado la contratación de trabajadores mediante la modalidad de contrato de formación y aprendizaje (concertado con desempleados de mayores de 16 años y menores de 30) por los importantes ahorros y ventajas que supone para el empresario.

Efectivamente, aparte de que la empresa puede reintegrarse los costes de la actividad formativa del contrato mediante bonificaciones, durante la vigencia del contrato se aplica con carácter general una reducción del 100% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social, o lo que es lo mismo, tiene un coste 0 en materia de cotizaciones y, además, es un contrato de naturaleza temporal (de 1 a 3 años).

Estas circunstancias han conllevado que tanto asesorías (en sus recomendaciones), como empresarios (en sus decisiones), hayan optado por utilizar esta modalidad contractual como su favorita para reducir costes laborales en sus nuevas contrataciones.

Sin embargo, toda gran oportunidad conlleva una gran responsabilidad, que no es otra que cumplir escrupulosamente y, especialmente, con dos de los elementos esenciales de este tipo de contrataciones: que el trabajador dedique el 75% de su jornada a su actividad profesional (el 85% durante el segundo y/o tercer año) y el 25% restante a la formación que da título y, sobre todo, causa al contrato y, por otro, que esa formación sea real, completa y supervisada.

Pues bien, no es rara la semana en la que se nos presentan casos en los que el empresario por un lado, no se preocupa de verificar el cumplimiento de la actividad formativa y, por otro, impone al trabajador una jornada laboral efectiva equivalente a la jornada completa de 40 horas semanales, con lo que incumple el primer requisito y, de facto, imposibilita al trabajador dedicar parte de su tiempo a la formación.

El problema viene a continuación, bien en caso de inspección de trabajo que pueda comprobar los incumplimientos señalados, bien en caso de cese del trabajador (quizás incluso al cumplirse su tercer año de contrato) reaccione a su extinción contractual demandando por despido a la empresa alegando el fraude de ley en la contratación: el riesgo no es simplemente pagar una pequeña indemnización por despido improcedente, sino específicamente la reclamación por parte de la Administración del pago de las cuotas de Seguridad Social no abonadas durante ese máximo de 3 años de duración del contrato, los recargos a las mismas, la sanción por el fraude en la contratación y la aplicación indebida de bonificaciones, y generalmente la pena accesoria de no poder aplicarse la empresa ningún tipo de bonificación por un periodo de al menos un año.

Sumando los importes que pueden tener el conjunto de consecuencias citadas es fácil advertir que lo barato, sino se toman las debidas precauciones, puede acabar saliendo muy, pero que muy caro…

Pablo Vela Prieto
Ius Laboral Abogados

Extinción de una empresa con pérdidas fiscales

Si se está planteando extinguir una empresa con bases imponibles negativas (BIN) debe interesarle el contenido de este post con recientes novedades que afectan a la extinción de empresas con pérdidas.

I) REGIMEN LEGAL

El régimen de compensación de B.I.N ha variado sustancialmente con la nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades desde el 1 de enero de 2015:

  • Se permite la compensación de dichas bases sin límite temporal alguno, es decir, se deroga el régimen legal de los 18 años.
  • En todo, caso, se podrá compensar en el periodo hasta el límite de 1 millón de euros de B.I.N, tanto en sociedades individuales como en grupos fiscales de sociedades.

Se establece un régimen transitorio (periodos impositivos 2015 y 2016), y otro definitivo (a partir del periodo 2017) la base imponible previa a la reserva de capitalización, estará limitada su compensación con bases negativas de ejercicios anteriores en el año:

  • 2015: al 100%, como regla general, y, excepcionalmente, para grandes empresas cuyo importe neto de la cifra de negocios:
    • Esté entre el intervalo de 20 a 60 millones de euros –> al 50%
    • Sea superior a 60 millones –> al 25%
  • 2016: –> al 60%
  • 2017: –> al 70%

II) SITUACIONES Y ACTUACIONES

Si alguna de sus sociedades se encuentran en los anteriores límites, teniendo en cuenta las excepciones a los límites que marca la norma, según se le presente alguno de los siguientes escenarios, podrá pensar en adoptar los acuerdos que se recomiendan:

      1. Si posee una sociedad holding con bases negativas (derivadas por gastos deducibles por el deterioro de sus participadas) cuyas participadas esperen obtener beneficios en los futuros años, es preferible extinguir la holding o segregarle o absorber las participadas (con renuncia la diferimiento) para que la reversión del deterioro, ingreso tributable según criterio FIFO, no se encuentre limitado con los porcentajes de bases negativas (25%,50%, 60% o 70%) previstos.
        Tranquilícese, hay una excepción: sí se podrán compensar el 100% de dichos beneficios, por reversión de pérdidas, con bases negativas de ejercicios anteriores de la holding, cuando éstas procedan, al menos, en su 90% de gastos deducibles correspondientes a las pérdidas por deterioro de las participadas.
      2. Si su sociedad posee bases negativas por importe similar a sus plusvalías tácitas.
        Ejemplo: sociedad promotora que haya deteriorado sus existencias en el pasado y actualmente haya recuperado el valor de adquisición de las mismas, proceda a su inmediata extinción, por liquidación o cesión global de activos y pasivos, soportará el coste del 1% del valor real de sus activos, pero a cambio, podrá compensar la totalidad de las bases negativas con las plusvalías en dicho acto, sin que esté sometido a límites. Dicha excepción a los limites no opera en los casos de extinción por operaciones de concentración bajo el régimen fiscal especial (fusión , escisión total).
      3. Si su sociedad matriz posee una filial que posee bases negativas, y se está planteando generar una nueva línea de negocio en ésta para compensar sus B.I.N., se recomienda que la matriz inicie el negocioy:
        • Proceda a su absorción inmediata, adquiriendo sus bases negativas, para evitar que los beneficios obtenidos por la filial suponga la reversión del deterioro en la matriz, y, se encarezca, la deuda tributaria, en conjunto, es decir, es preferible que el beneficio se limite una vez al 70% en la matriz, a que surjan dos beneficios ( en filial, limitado al 70% y otro en la matriz –reversión deterioro fiscal- tributable al tipo general al carecer de bases negativas).
        • O aún mejor, intente alcanzar, al menos, el 75% de la participada, y, acójase el régimen de consolidación fiscal, o si ya está acogido, proceda a la extinción de la participada con B.I.N., tributará al 1%, pero las bases negativas de la filial extinta se integrarán plenamente ( sin límite) en la base imponible consolidada junto con los beneficios del nuevo negocio de la matriz.

Como siempre, esperamos que los contenidos de nuestro blog os resulten útiles.

Álvaro Romero Reina
Colaborador de Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Novedades en la declaración informativa del Modelo 347

Para la declaración informativa modelo 347 de Declaración Anual de Operaciones con Terceras Personas que se presenta en este mes de febrero de 2015, hay varias novedades importantes debido a las últimas modificaciones legislativas que pasamos a comentar a continuación con un enfoque práctico que esperamos que sea de utilidad para las personas que tienen que prepararlo.

El primer paso sería saber si se tiene o no obligación de presentar dicho modelo. En este sentido las modificaciones más importantes son:

  • Ahora están obligados a presentarlo las comunidades de bienes en régimen de propiedad horizontal o establecimientos de carácter social.
  • También los sujetos pasivos acogidos al régimen simplificado del IVA (por ejemplo un empresario en módulos) tienen la obligación de presentarlo, tanto por las facturas emitidas que superen los 3.005,06 euros durante el año natural correspondiente, como también por la compras realizadas que superen dicho importe.
  • Los arrendadores de locales de negocio: en año pasado estaban obligados a presentarlo para informar sobre la referencia catastral de los inmuebles arrendados pero ya no es necesario, esto es debido a que ahora quien informa sobre las misma son los arrendatarios de locales de negocio en el modelo 180.

Aunque no es una novedad, quisiera recordar que no están obligados a presentar el modelo 347 los sujetos pasivos inscritos en el Régimen de Devolución Mensual o REDEME.

Con respecto a las novedades más importantes sobre el contenido de la declaración resaltamos los siguientes puntos:

  • Operaciones incluidas en el régimen especial de criterio de caja (RECC): tanto si estás acogido a este régimen como si eres destinatario de sujetos pasivos que lo están, es obligatorio realizar el desglose de las operaciones realizadas durante el ejercicio tanto por las normas del devengo como según el criterio de caja, eso sí, en este caso no será necesario un desglose trimestral de las operaciones sino que se informa según su cómputo anual.
  • Operaciones con inversión del sujeto pasivo: también habrá que informar de estas operaciones a través de una clave dispuesta para ello en el modelo 347.

Considero que estas son las novedades más importantes, aunque a la hora de cumplimentarlo siempre surgen muchas dudas. Por ello es interesante siempre antes de prepararlo, repasar las principales operaciones que hay que incluir y las que no, siendo una forma práctica para ello repasar las preguntas más frecuentes sobre el modelo 347 que nos ofrece la Agencia Tributaria en su página web. Además os dejamos un documento en pdf con consultas:

Lidia Planas Martín
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP