Consideración de cláusula abusiva por renuncia de derechos por parte del avalista

En los últimos tiempos estamos conociendo numerosas resoluciones judiciales, tanto a nivel local, como estatal e incluso europeo, incluso de oficio, que hacen referencia a la existencia de cláusulas abusivas de numerosos contratos celebrados con entidades bancarias.

Hasta tal punto están llegando, en número e interés, que han producido, además del desazón y malestar social por la aplicación de las mismas, modificaciones legislativas impensables hace pocos años, tales como la Ley 1/2013 de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, así como el más reciente RD-Ley 11/2014, de 5 de septiembre, de medidas urgentes en materia concursal.

Entre las sentencias más importantes y sonadas, se encuentra la dictada TJUE de 14 de Junio de 2012, en el caso de BANESTO contra Joaquín Calderón Camino y que dejaba patente al juez nacional la obligación de vigilar las cláusulas abusivas, evitando la “desigualdad” entre las partes, o la ya famosa del TS de fecha 9 de mayo de 2013, en relación a la necesidad del “control de transparencia” en las “cláusulas suelo” que iban incorporadas en las escrituras de constitución de préstamo con garantía hipotecaria.

En este marco legislativo y judicial, hemos conocido una recientísima sentencia dictada por el Juzgado de 1ª Instancia nº 1 de San Sebastián, de fecha 2 de Octubre de 2014, por una demanda que se interpone por unos padres que avalaron a su hija en un préstamo hipotecario, solicitando la nulidad por abusiva de la cláusula del contrato que establece lo siguiente:

“los afianzadores o garantizadores de la presente operación, por sí y por sus herederos, en su caso, responden del cumplimiento de todas las obligaciones contraídas por el prestatario en virtud de este contrato, y de las consecuencias de aquellas y de este, relevan a Kutxa de toda obligación de notificación por falta de pago del deudor afianzado y renuncian expresamente a los beneficios de orden, excusión, división y al de extinción determinado por el artículo 1.851 del Código Civil que legalmente les pudiera asistir por su condición de fiadores…”

Para fundamentar la demanda, la parte actora se ha basado en la renuncia “impuesta” por el banco. Renuncia que, por demás, es sumamente habitual en las operaciones de préstamo que se garantizan con avales personales de terceras personas, se alega la nulidad pues la renuncia a sus derechos no se acomoda a las previsiones de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en contratos celebrados con consumidores ni a la normativa española establecida en la Ley de Condiciones Generales de la Contratación ni en la Ley de Protección de Consumidores y Usuarios.

El Juez, en la Sentencia de 2 de octubre de 2014, estima que nos encontramos ante una condición general de la contratación y por tanto, hay que partir de dicha consideración para analizar la cuestión controvertida.

En primer lugar, la fianza otorgada es de carácter solidario y la renuncia a los derechos antes citados implica que el acreedor pueda dirigirse indistintamente frente al prestamista o avalista, convirtiéndose este último en un auténtico deudor y en idéntica situación que la deudora principal.

Según establece la resolución judicial, cualquier fiador que otorga una fianza solidaria a un prestatario cuya deuda está garantizada con hipoteca consideraría, con razón, que solo habría de responder en caso de incumplimiento del deudor principal, de insuficiencia de su patrimonio y de falta de valor suficiente de la garantía real. Pero el hecho de que establezca la renuncia le coloca en la misma posición que el deudor principal. A ello también se suma el argumento utilizado por el juez “a quo” de la falta de acreditación de la existencia de una negociación individualizada, más “leal y equitativa”.

La sentencia no es firme y, por tanto, es recurrible mediante un Recurso de Apelación, por lo que habrá que esperar la reacción de la entidad bancaria ante esa declaración, aunque parece claro que recurrirá, y si, efectivamente, interpone el pertinente recurso, cuál será la decisión de la Audiencia Provincial, pero lo cierto es que si se confirmara este fallo en superiores instancias, asistiremos a una nueva avalancha de procedimientos en los que se solicitará la declaración de nulidad de avales prestados en todo tipo de préstamos, hipotecarios incluidos, tal y como está sucediendo en la actualidad con las cláusulas suelo, por lo que, por supuesto, será objeto de nuestro seguimiento y le seguiremos informando.

José Miguel Méndez Padilla
Méndez Padilla Abogados y Asociados

Sistema VERIFICA para agilizar las devoluciones de Renta 2013

¿A día de hoy no te han devuelto el importe de la renta? Puede ser que tu declaración esté sujeta a comprobación, si es así puedes agilizar el trámite.

Para las declaraciones de la renta del ejercicio 2013 la AEAT, ha creado un sistema por vía electrónica para agilizar el procedimiento de comprobación, es el llamado sistema “VERIFICA”.

Lo primero que tendrías que hacer es comprobar el estado de tu devolución por vía telemática, se puede hacer a través del Certificado electrónico, mediante PIN24H o con la referencia de tu borrador en la página web de la Agencia Tributaria > Renta 2013 > Consulta devolución.

Al realizar la consulta te especifican en qué estado está la tramitación de tu renta. Si se encuentra en el supuesto de que su renta tiene incidencias que deben ser contrastadas y que el importe de la devolución pudiera ser inferior al solicitado, es probable que reúnas los requisitos para utilizar el servicio “Verifica”, en la misma consulta te lo especifica.

Con este servicio, te ahorras tiempo, ya que no tienes que esperar a que llegue un hipotético requerimiento o notificación a tu domicilio. Sino que en el momento que la Agencia Tributaria detecta la incidencia y tú envíes la documentación o la aceptación de la liquidación se procederá a resolver tu devolución.

Para poder utilizar este sistema tienes que disponer de certificado digital, DNI electrónico o PIN24H, aceptando la propuesta de liquidación o bien presentando alegaciones en el caso de que no estés de acuerdo con la propuesta de liquidación que te indique la Agencia Tributaria, aportando la documentación necesaria para efectuar las alegaciones para resolver las posibles diferencias.

Espero que os sirva de ayuda y que os devuelvan pronto el importe que tenéis pendiente de recibir si es vuestro caso.

Fátima Doblas Lara
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

¿Deducción de las cuotas soportadas del IVA por parte de un propietario por las cuotas de la comunidad de propietarios a la que pertenece?

Seguro que prácticamente todos pertenecemos a una comunidad de propietarios, bien por nuestra vivienda habitual, nuestra segunda residencia de vacaciones o donde se encuentra nuestro despacho, oficina o nave en el que realizamos el desarrollo de nuestra actividad empresarial o profesional.

Cualquier comunidad de propietarios cuenta con unos estatutos que la regulan e incurre en unos gastos que son sufragados por las cuotas periódicas que ingresan los propietarios que integran la misma.

Sin embargo, dichas cuotas de la comunidad de propietarios emitidas a los integrantes de la misma, se encuentran expresamente definidas como un supuesto de exención del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), por lo que a las cuentas emitidas NO se repercute el IVA.

Pues bien, no es o no puede ser exactamente así en todos los casos: a raíz de la jurisprudencia comunitaria, expresada en Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, de 21 de abril de 2005, la Dirección General de Tributos en consulta vinculante nº V0027 de 13 de enero de 2014, ha matizado el supuesto donde el propietario integrante de una comunidad de propietarios puede soportar y DEDUCIR –esta es la NOVEDAD– el IVA de la parte de la cuota de comunidad que periódicamente –mensual, trimestral o anual- abona para el pago de los gastos en los que incurre la comunidad a la que pertenece.

El centro directivo aclara que para que exista dicho supuesto de deducción, no puede tratarse de propietarios que actúen como consumidores finales –lo que ocurre en el caso de vivienda habitual o segunda residencia-, sino que, en primer lugar, debe tratarse de empresarios o profesionales.

Como la comunidad de propietarios no repercute IVA a los comuneros ni estos disponen de facturas a su nombre, en segundo lugar, proporciona la Dirección General de Tributos aporta la solución para que los destinatarios de las cuotas de la comunidad puedan deducir el IVA mediante dos soluciones:

  1. Que las facturas recibidas por la comunidad de vecinos contengan, en forma distinta y separada la porción de base imponible y cuota repercutida a cada propietario, entregándose un duplicado de la factura al propietario sujeto pasivo que se va a deducir las cuotas.
  2. Que dicho propietario, sujeto pasivo del IVA, tenga el duplicado de la factura, cuyo destinatario es la comunidad de propietarios, aunque no consten los porcentajes correspondientes, siempre que estos puedan acreditarse mediante otro tipo de documentos.

Así las cosas, en aquellos casos de empresarios que abonen cuotas de comunidad de propietarios de cuantía alta, acabamos de proporcionar un sistema de reducir su coste fiscal mediante la recuperación de las cuotas soportadas del IVA de forma indirecta que hasta la fecha se perdían.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP