Subida de la cuota para los autónomos societarios

Este post es de interés para todos aquellos autónomos que administran alguna sociedad ya que se incrementa de forma sustancial la base mínima de cotización a la Seguridad Social.

Este incremento viene recogido en el Real Decreto-ley 16/2013, de 21 de diciembre de 2013, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores. Esta nueva medida se extenderá a todos aquellos autónomos que administren cualquier tipo de sociedad y ejerzan funciones de dirección y gerencia. Repasemos pues quién está obligado a darse de alta como autónomo societario:

  • Socio que tenga el 25% o más de participaciones de la sociedad.
  • Socio que trabaje en la empresa y tenga el 33% o más de las participaciones.
  • Aquellos que no teniendo participaciones, convivan con un socio que sí las tenga en un 50% o más.
  • Quedarán excluidos aquellos que cursen alta inicial en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, durante los 12 primeros meses desde el alta de inicio de actividad.

Esta medida afectará también a los autónomos que hayan tenido contratado en 2013 a 10 o más empleados.

La base mínima de cotización pasará a equipararse con la base mínima de cotización del Régimen General de los trabajadores, de 875,70 euros a 1.051,50 euros. Esto supone pasar de pagar unos 256,72 euros al mes a pagar 314,40 euros, el incremento anual sería de 692,16 euros, como vemos un incremento considerable de más del 20%.

Para los que os encontréis en esta situación, el plazo para empezar a pagar la nueva cuota empezó en el mes de enero, tendríais que acudir a la Tesorería General de la Seguridad Social e indicar vuestra situación aportando la escritura de constitución de la sociedad donde aparecen reflejados los porcentajes de participación y regularizar vuestra situación abonando las diferencias de los recibos ya domiciliados en los meses de enero, febrero y marzo para poneros al día y que en el mes de abril quede todo en orden.

A día de hoy no hay una fecha límite, ni plazo, y tampoco están sancionando pero creemos que en breve empezarán a sancionar por lo que nuestra recomendación es que no dejéis pasar el tiempo.

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Todo sobre la devolución del céntimo sanitario

En todo lo relacionado con los impuestos, los contribuyentes nos hemos acostumbrado en los últimos años a recibir constantes malas noticias, tales como las subidas generalizadas de impuestos o el incremento de la presión fiscal. No obstante, de vez en cuando, surgen buenas noticias agradables de escuchar y que corrigen posibles abusos del pasado.

Y es que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en una sentencia reciente, ha dictaminado que el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH), comúnmente denominado “céntimo sanitario”, es contrario al Derecho de la Unión Europea. La sentencia, especialmente dura con el Gobierno Español, acusa al mismo de no actuar de buena fe al mantener vigente el impuesto desde 2002, pese a que la Comisión había abierto un procedimiento de incumplimiento contra España que ponía en duda la compatibilidad del citado tributo con el ordenamiento europeo.

Para ilustrar correctamente el asunto, conviene hacer un poco de memoria. El IVMDH fue un tributo aprobado por el artículo 9 de la Ley 24/2001, y entró vigor el 1 de enero de 2012. Se mantuvo vigente hasta el 1 de enero de 2013, momento en el que se derogó tácitamente, al quedar integrado en el Impuesto Especial sobre los Hidrocarburos, por expresa disposición de Ley 2/2012, de 29 de junio de Presupuestos Generales del Estado para 2012. En principio, se concibió como un impuesto cedido a las comunidades autónomas, si bien la delegación de competencia nunca llego a ser completamente efectiva, conservando el Estado Central las competencias de gestión. El tipo de gravamen del Impuesto tenía un tramo estatal y un tramo autonómico que era aprobado por cada Comunidad Autónoma.

El IVMDH se caracterizaba por tener un funcionamiento muy similar al IVA. El impuesto se repercutía a los clientes en las propias ventas de hidrocarburos, lo que quedaba documentado en las facturas justificativas, estando los clientes obligados a soportarlo en el pago del producto adquirido. El ingreso de las cuotas tributarias repercutidas era responsabilidad del establecimiento de venta, lo que realizaba de forma trimestral a través del modelo 569.El modelo 569 se presentaba en los 20 días posteriores a la finalización del trimestre objeto de liquidación.

Pues bien, la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea abre la posibilidad de pedir la devolución de las cantidades indebidamente soportadas. No obstante, la solicitud ha de instrumentarse a través de dos procedimientos distintos, a saber:

  • Ejercicios no prescritos (2010-2012): por medio de un procedimiento ordinario de devolución de ingresos indebidos. No obstante, ha trascendido que próximamente la Administración va a habilitar una plataforma de devolución en su página web.
  • Ejercicios prescritos (2002-2009): a través de un procedimiento administrativamente más complejo denominado Responsabilidad Patrimonial de la Administración.

Esta posibilidad de recuperar las cantidades indebidamente soportadas está abierta a todos los contribuyentes, pero puede ser especialmente interesante para aquellos negocios intensivos en el uso de carburantes.

No obstante, como era de esperar, este posible ahorro fiscal tiene sus inconvenientes. El aspecto negativo es que estas solicitudes precisaran de una importante labor probatoria, y requerirán estar en posesión, y muy probablemente estar en disposición de poder aportar, a la Administración, todas las facturas justificativas de las adquisiciones de carburante. Es bastante improbable que se pueda obtener la devolución de las cuotas del IVMDH que no estén debidamente justificadas con las pertinentes facturas.

Ramón Bocos Lerma
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Gastos no deducibles en el Impuesto sobre Sociedades

Ahora que se están realizando los cierres contables y fiscales del ejercicio 2013, conviene recordar, refrescar e identificar aquellos gastos que pudieran estar contabilizados y que se consideran no deducibles, según lo establecido en el artículo 14 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Estos gastos generarán un ajuste de carácter permanente en la base imponible del Impuesto sobre Sociedades. Son los siguientes:

  • Los gastos que representen una retribución de los Fondos Propios, que son aquellas partidas que fiscalmente puedan considerarse como una distribución de beneficios y, que no son gasto a efectos fiscales.
  • El propio gasto derivado de la contabilización de la cuota del Impuesto sobre Sociedades.
  • Las multas, sanciones y recargos de apremio o por presentación fuera de plazo de autoliquidaciones.
  • Las pérdidas del juego.
  • Los donativos y liberalidades: Merece especial mención en este punto a lo que establezcan los estatutos respecto al carácter gratuito o no del cargo de administrador. Si los estatutos establecen que el cargo de administrador es gratuito, no sería fiscalmente deducible el pago que la entidad haga a los administradores pues se consideraría como una liberalidad, al no ser obligatorio el pago por los servicios que aquellos prestan a la entidad.Por otra parte, reseñar que los donativos efectuados a fundaciones y asociaciones sin fines lucrativos a los que sea de aplicación la normativa especial, se consideran gasto no deducible a efectos del Impuesto sobre Sociedades, pero pueden aplicar una deducción del 35% en la cuota.
  • Las dotaciones a fondos internos de pensiones. Se establece expresamente la no deducibilidad de las dotaciones a fondos internos para la cobertura de contingencias idénticas o análogas a las establecidas en la normativa sobre planes y fondos de pensiones, esto es, jubilación, fallecimiento, incapacidad, gran invalidez o dependencia.
  • Los gastos de servicios correspondientes a operaciones realizadas con personas o entidades residentes en paraísos fiscales.
  • Gastos financieros. Los gastos financieros derivados de deudas con entidades que forman grupo mercantil, destinados a la adquisición, a otras entidades del grupo, de participaciones en el capital o fondos propios de cualquier tipo de entidades, o a la realización de aportaciones en el capital o fondos propios de otras entidades del grupo, salvo que el sujeto pasivo acredite que existen motivos económicos.
  • Los gastos que excedan, por trabajador, del importe de 1.000.000 €,  derivados de la extinción de la relación laboral, común o especial, o de la relación mercantil y que resulten exento por aplicación de lo establecido en el artículo 7.e) de la ley del IRPF.
  • Las pérdidas por deterioro de los valores representativos de la participación en el capital o en los fondos propios de entidades.
  • Las rentas negativas obtenidas en el extranjero a través de un establecimiento permanente, excepto en el caso de transmisión del mismo o cese de su actividad.
  • Las rentas negativas obtenidas por empresas miembros de una unión temporal de empresas que opere en el extranjero, excepto en el caso de transmisión de la participación en la misma, o extinción.

Os recomendamos que tengáis a mano este listado a la hora de calcular vuestra previsión de deducción de gastos, ya que todo lo que está en esta lista será excluido por la Agencia Tributaria.

Isabel Díaz Rosado
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP