Aclaraciones sobre la hipoteca unilateral como garantía de deuda tributaria

Por fin, tenemos criterio para las hipotecas unilaterales en garantía de aplazamientos y fraccionamientos.

La tributación de las hipotecas unilaterales de los deudores, por deudas tributarias, frente a la Agencia Tributaria u otros organismos por tributos exigidos se ha visto aclarada por la reciente Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central visto en recurso extraordinario de alzada para unificación de criterio, de fecha 3 de diciembre de 2013 con numero 00/947/2013,

Tanto en periodo voluntario como ejecutivo, en los que el deudor pretende efectuar un aplazamiento y/o fraccionamiento de la deuda tributaria con una garantía hipotecaria sobre un bien inmueble propio o de un tercero que lo presta, formalizando una escritura publica de hipoteca unilateral a favor de la AEAT o del organismo que corresponda para garantizar el aplazamiento y/o fraccionamiento solicitado y concedido con el requisito de formalizar dicho tipo de garantía.

Hasta ahora, las distintas Comunidades Autónomas venían interpretando que la operación de hipoteca unilateral se encontraba sujeta al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos y Actos Jurídicos Documentados (ITD/AJD), en la modalidad de AJD y el sujeto pasivo era el deudor frente a la AEAT u otro organismo que solicitaba el aplazamiento y/o fraccionamiento con la garantía de una hipoteca sobre un bien inmueble a favor de dicho organismo. Pues por fin todo se ha aclarado:

  • Si la hipoteca unilateral es constituida por un particular, no sujeto pasivo del Impuesto sobre el valor añadido (IVA), la operación queda sujeta al ITP/AJD, en la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas, al tipo de gravamen del 1%; sin embargo, si la AEAT o el organismo que mantiene la deuda tributaria acepta dicha hipoteca, al tratarse de un derecho real, el sujeto pasivo será el acreedor hipotecario, el organismo publico, y la operación quedara exenta al cumplir los requisitos para la aplicación de la exención subjetiva. Si no se acepta la hipoteca, la operación de hipoteca unilateral tributará por la modalidad de AJD, documentos notarial con cuota gradual, siendo el sujeto pasivo el adquirente del bien o derecho, en este caso, igualmente, el organismo publico, por lo que quedara exento de tributación al aplicar de nuevo los requisitos de exención subjetiva de la normativa ITP/AJD.
  • Si la hipoteca unilateral es constituida por un empresario o profesional, es una operación sujeta al IVA y el sujeto pasivo será el organismo publico que mantiene la deuda, como adquirente del derecho, y quedará exenta por aplicación de los requisitos de exención subjetiva de la normativa del ITP/AJD.

Como siempre, esperamos que esta información sea valiosa para vosotras y vosotros.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Hacienda ya no acepta aplazamientos

Hasta el pasado lunes 20 de enero de 2014 la Agencia Tributaria concedía aplazamientos a las empresas que los solicitaban.

Con la nueva ley contra el fraude fiscal, aprobada por el Gobierno, el criterio de la Agencia Tributaria ha cambiado y aunque la ley ya establecía que las retenciones de trabajadores o del alquiler eran inaplazables, porque son recursos que no pertenecen a las empresas sino que derivan del IRPF que pagan los trabajadores, la Agencia Tributaria concedía dichos aplazamientos ante problemas de tesorería.

Fue a partir del cuarto trimestre de 2013 cuando la Agencia Tributaria dejó de conceder más aplazamientos de las retenciones y de los pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades y No Residentes. La Agencia Tributaria entiende asimismo que:

“Solicitar de manera recurrente y sistemática el aplazamiento de deudas tributarias resulta una conducta defraudatoria y provoca graves distorsiones en la competencia”.

En este último trimestre del ejercicio 2013, hemos podido comprobar cómo las solicitudes de aplazamientos han sido inadmitidas, y aquí viene lo más importante: hasta ahora las solicitudes de aplazamientos se aceptaban o rechazaban, con lo que el contribuyente contaba con un nuevo plazo para ingresar la deuda, pero ahora esto cambia, ya no serán aceptadas o rechazadas sino que serán inadmitidas y la deuda entrará automáticamente en fase ejecutiva. Por consiguiente las empresas afectadas se verán obligadas a abonar un recargo mínimo del 5% y se exponen a embargos de bienes por parte de la Agencia Tributaria. Muy importante también es considerar que cuando un contribuyente tiene deudas en fase ejecutiva no podrá obtener ningún aplazamiento de otro impuesto.

Así que, ya sabéis, con el fin de los aplazamientos hay que saber que siempre que no lleguemos a tiempo para cumplir con nuestra obligación tributaria deberemos afrontar el correspondiente recargo.

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Obligación de presentar el modelo 720 del ejercicio 2013

Volvemos a encontrarnos con el nuevo plazo de presentación de la declaración informativa sobre determinados bienes en el extranjero, modelo 720.

Esta declaración informativa fue presentada por primera vez el año pasado con los datos referidos a los bienes en el extranjero durante el ejercicio 2012. Para el ejercicio 2013, el plazo de presentación de la declaración será desde el 1 de enero de 2014 hasta el 31 de marzo de 2014.

Recordemos que los bienes sobre los que existía obligación de informar se catalogaban en tres grandes bloques, esto es:

  • Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.
  • Valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

Una vez presentada la declaración modelo 720 correspondiente al ejercicio 2012, solo volverá a presentarse el modelo, cuando en relación con uno o varios de los bloques anteriores exista un incremento superior a 20.000 euros respecto de la cantidad declarada en el ejercicio 2012.

Para el caso de las cuentas en entidades financieras, se debe comparar tanto la variación en los saldos medios del último trimestre, como la variación en los saldos a 31 de diciembre, al objeto de determinar si hay o no de nuevo obligación de declarar.

En el caso de los inmuebles habrá que determinar si ha habido una variación significativa de la valoración del inmueble, o si se ha producido una adquisición o una transmisión que obligue a presentar la declaración.

Recordemos por último, el duro régimen sancionador que llevaba implícito el incumplimiento de esta obligación fiscal, que va desde los 10.000 euros por cada uno de los conjuntos de los bloques sobre los que exista obligación de declarar y no se informe, hasta la sanción correspondiente por todos aquellos datos que se hayan declarado de forma incompleta, inexacta o falsa.

Habrá que prestar especial atención para dar correcto y exacto cumplimiento a esta obligación fiscal.

Isabel Díaz Rosado
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP