El "paro" de los autónomos

Hasta el momento los trabajadores por cuenta propia se habían encontrado indefensos económicamente ante la posibilidad de verse obligados a suspender su actividad profesional y no disponer de ninguna ayuda económica.
Por fin, ¡esta situación ha cambiado!

Con la entrada en vigor de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, desarrollada por el Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, se estableció un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

Esta situación requiere el cumplimiento de los siguientes requisitos mínimos para tener derecho a la misma:

  1. Encontrarse de alta en el momento de la situación de cese, en contingencias profesionales y cese de actividad en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, o estar incluidos en el Sistema Especial de Trabajadores por cuenta propia Agrarios. Estos últimos deben haber iniciado la cotización por cese de actividad a partir del 1 de enero de 2012.
  2. Solicitar la baja de autónomos a causa del cese de actividad.
  3. Tener cotizados doce meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
  4. Estar en situación legal de cese de actividad.
  5. Tener disponibilidad absoluta para la reincorporación al mercado de trabajo a través de formación, orientación profesional, etc., en el momento que sean requeridos por el Servicio Público de Empleo.
  6. No haber cumplido la edad requerida para tener derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo en el caso de que no haya cubierto el período de cotización necesario para el cese.
  7. Estar al corriente en el pago de las cuotas de autónomo.
  8. En el caso en el que el trabajador autónomo tenga uno o más trabajadores a su cargo y se encuentre en situación legal de cese, será requisito imprescindible cumplir con las garantías y obligaciones reguladas en la legislación laboral con anterioridad al cese de actividad, acreditándolo mediante declaración jurada.

Sin embargo, el Ministerio de Empleo revisará algunos de los requisitos de esta prestación con el objetivo de simplificarlos para poder acceder a ella, ya que hasta un 67% de las solicitudes presentadas hasta el pasado mes de agosto han sido rechazadas por dificultades para acreditar la situación de cese de acuerdo con la información suministrada por la Seguridad Social, además, el Gobierno también revisará el requisito que establece de estar al corriente del pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Esperemos que se establezcan las medidas necesarias para que los autónomos también tengan derecho a disfrutar de esta protección por desempleo, de “su paro”.

Beatriz Gaspar García
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

El «paro» de los autónomos

Hasta el momento los trabajadores por cuenta propia se habían encontrado indefensos económicamente ante la posibilidad de verse obligados a suspender su actividad profesional y no disponer de ninguna ayuda económica.
Por fin, ¡esta situación ha cambiado!

Con la entrada en vigor de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, desarrollada por el Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, se estableció un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

Esta situación requiere el cumplimiento de los siguientes requisitos mínimos para tener derecho a la misma:

  1. Encontrarse de alta en el momento de la situación de cese, en contingencias profesionales y cese de actividad en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, o estar incluidos en el Sistema Especial de Trabajadores por cuenta propia Agrarios. Estos últimos deben haber iniciado la cotización por cese de actividad a partir del 1 de enero de 2012.
  2. Solicitar la baja de autónomos a causa del cese de actividad.
  3. Tener cotizados doce meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
  4. Estar en situación legal de cese de actividad.
  5. Tener disponibilidad absoluta para la reincorporación al mercado de trabajo a través de formación, orientación profesional, etc., en el momento que sean requeridos por el Servicio Público de Empleo.
  6. No haber cumplido la edad requerida para tener derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo en el caso de que no haya cubierto el período de cotización necesario para el cese.
  7. Estar al corriente en el pago de las cuotas de autónomo.
  8. En el caso en el que el trabajador autónomo tenga uno o más trabajadores a su cargo y se encuentre en situación legal de cese, será requisito imprescindible cumplir con las garantías y obligaciones reguladas en la legislación laboral con anterioridad al cese de actividad, acreditándolo mediante declaración jurada.

Sin embargo, el Ministerio de Empleo revisará algunos de los requisitos de esta prestación con el objetivo de simplificarlos para poder acceder a ella, ya que hasta un 67% de las solicitudes presentadas hasta el pasado mes de agosto han sido rechazadas por dificultades para acreditar la situación de cese de acuerdo con la información suministrada por la Seguridad Social, además, el Gobierno también revisará el requisito que establece de estar al corriente del pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Esperemos que se establezcan las medidas necesarias para que los autónomos también tengan derecho a disfrutar de esta protección por desempleo, de “su paro”.

Beatriz Gaspar García
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Recomendaciones para el Sistema de Notificaciones Electrónicas Obligatorias (NEO)

Este sistema entró en vigor el día 1 de enero de 2011, (Real Decreto 1363/2010, de 29 de octubre), a partir de esta fecha determinados contribuyentes están obligados a recibir comunicaciones y notificaciones electrónicas.  La Agencia Tributaria se encargará de comunicar al contribuyente la inclusión en este sistema mediante carta, como venía haciendo habitualmente con otras notificaciones.

¿Qué debemos hacer cuando recibimos esta carta? Pues bien, desde el momento en que recibimos la carta, queda notificado y por consiguiente obligado a la recepción de comunicaciones y notificaciones electrónicas. El siguiente paso que debemos dar es disponer de un certificado electrónico, con este certificado podremos acceder al buzón donde la Agencia Tributaria aloja las comunicaciones y notificaciones, si no disponemos de certificado electrónico podremos recibir las notificaciones a través de apoderamiento, bien sea de persona física o jurídica (siempre que tengan certificados electrónicos).

¿Dónde se alojarán las comunicaciones / notificaciones electrónicas?  El prestador de este servicio  es la entidad “Correos y Telégrafos”, por lo que hay que registrarse en su página web http://notificaciones.060.es, (es obligatorio el registro) aquí podremos crear nuestro perfil e indicar cómo queremos que nos avisen cuando la Agencia Tributaria aloje una comunicación o notificación en nuestro buzón; la forma más usual es indicar nuestra dirección de correo electrónico o varias direcciones, también tenemos que indicar un número de teléfono.  Es muy importante que nuestro perfil esté completo.

Los puntos de acceso al buzón son:
http://notificaciones.060.es
http://www.agenciatributaria.gob.es (sede electrónica de la Agencia Tributaria).

Las comunicaciones / notificaciones se recibirán tanto en un buzón como en otro, por lo que tenemos que ir descargando de ambos buzones. Un punto importante a destacar es que las diligencias de embargo de crédito y las diligencias de sueldos y salarios solo van a alojarse en el buzón 060 de Correos. Al entrar al buzón del 060 de Correos nos encontraremos con 3 pestañas: notificaciones, comunicaciones y autorizadas; pues bien, ojo con la pestaña de comunicaciones porque la Agencia Tributaria no nos avisa mediante correo electrónico, tenemos que entrar nosotros directamente a recogerlas.

¿Qué hacemos cuando nos encontramos con una comunicación / notificación electrónica en nuestro buzón? Tenemos 10 días naturales desde su alojamiento para recogerla del buzón, si transcurrido este plazo no se recoge, nos damos por notificados, por lo que nuestra recomendación es acceder al menos una vez por semana. Las comunicaciones / notificaciones permanecerán en el buzón de correos 30 días naturales, y podremos acceder tantas veces como sea necesario, después sólo podrán consultarse en la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

Para terminar, os indico la relación de personas y entidades que según la Agencia Tributaria están obligadas a recibir comunicaciones / notificaciones electrónicas:

“Sociedades Anónimas (NIF letra A) y de Responsabilidad Limitada (NIF letra B), personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que no tengan nacionalidad española (NIF letra N), establecimientos permanentes y sucursales de entidades no residentes (NIF letra W), Uniones temporales de empresas (NIF letra U), agrupaciones de interés económico, agrupaciones de interés económico europeas, Fondos de pensiones, Fondos de capital riesgo, Fondos de inversiones, Fondos de titulización de activos, Fondos de regularización del mercado hipotecario, Fondos de titulización hipotecaria y Fondos de garantía de inversiones (todos ellos NIF letra V), contribuyentes inscritos en el Registro de Grandes Empresas, contribuyentes que tributen en el Régimen de Consolidación Fiscal del Impuesto sobre Sociedades, contribuyentes que tributen en el Régimen especial del Grupo de Entidades del IVA, contribuyentes inscritos en el Registro de Devolución Mensual del IVA (REDEME), contribuyentes con autorización para presentar declaraciones aduaneras mediante el sistema de transmisión electrónica de datos (EDI) “.

Espero que os sirva de ayuda…

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP