Modificaciones en las obligaciones de facturación (Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre)

A partir del próximo 1 de enero de 2013 –esta vez parece que el legislador da tiempo suficiente para analizar y comprender la nueva normativa- , entra en vigor el nuevo Reglamento de Facturación.

Este Reglamento viene obligado por la transposición de una directiva comunitaria de 2010 sobre normas de facturación, que pretende reducir las cargas administrativas y facilitar las transacciones económicas, además de contribuir a la seguridad jurídica de los agentes económicos, sobre todo, en los casos de operaciones intracomunitarias.

La norma regula un sistema de facturación basado en dos tipos de facturas:

  1. Las facturas simplificadas, que vienen a sustituir a los denominados tiques, que podrán expedirse cuando su importe no exceda de 400 euros, IVA incluido, o se trate de facturas rectificativas. También se podrá aplicar cuando su importe no exceda de 3.000 euros, IVA incluido, siempre y cuando estemos ante supuestos en los que se haya autorizado la expedición de tiques en sustitución de facturas.
  2. Las facturas completas u ordinarias: el resto.

Otras novedades:

  1. Se establece que no se obligará a la expedición de factura en el caso de determinadas prestaciones de servicios financieros y de seguros, excepto cuando estas operaciones se entiendan realizadas en el territorio de aplicación del Impuesto, o en otro Estado miembro de la UE, y estén sujetas y no exentas.
  2. Nueva definición de factura electrónica: aquella factura que, cumpliendo los requisitos que se establecen en el propio Reglamento, haya sido expedida y recibida en formato electrónico. Debe reflejar la realidad de las operaciones que documenta y corresponderá a los sujetos pasivos garantizar esta veracidad durante toda su vigencia, sin que esta exigencia pueda suponer la imposición de nuevas cargas administrativas a los empresarios o profesionales. Esta igualdad de trato entre la factura en papel y la electrónica amplia, por tanto, la facultad para que el sujeto pasivo pueda expedir facturas por vía electrónica sin necesidad de que la misma quede sujeta al empleo de una tecnología determinada, a pesar de la exigencia de las garantías de autenticidad del origen y de la integridad de su contenido.
  3. Las facturas deberán expedirse en el momento de realizarse la operación. No obstante, si el destinatario es un empresario o un profesional, las facturas se expedirán antes del día 16 del mes siguiente a aquel en que se haya producido el devengo del Impuesto correspondiente a la citada operación; este plazo afecta también a las facturas recapitulativas.

Recordad que conviene analizar detenidamente estas modificaciones en las obligaciones de facturación para aplicarlas a partir de año nuevo. Aprovecho para desearos lo mejor para 2013.

Juan Manuel Toro Fernández
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Hacienda sigue la lucha contra el fraude en las fundaciones

Hacienda quiere comprobar si las fundaciones realizan sus actividades sociales con total transparencia.

Vamos a comenzar con una pequeña descripción sobre el tipo de entidades sin fines lucrativos que gozan de un régimen tributario especial. Entre estas entidades se encuentran las fundaciones, las asociaciones y las organizaciones no gubernamentales (regulado en la Ley 49/2002).  Algunos de los requisitos para disfrutar de este régimen especial son:

  • La actividad principal será alcanzar los fines de interés general que constituyan su objeto o finalidad estatutaria. A la realización de estos fines se le debe destinar, al menos, el 70% de las rentas e ingresos.
  • La actividad no debe consistir en el desarrollo de explotaciones económicas ajenas a su objeto.
  • Los fundadores, asociados, representantes y miembros de los órganos de gobierno no deben ser los destinatarios principales de las actividades que realicen las entidades ni deben beneficiarse de condiciones especiales para utilizar sus servicios.
  • Los cargos de fundadores, asociados y miembros del órgano deben ser gratuitos.
  • Deben estar inscritas en el registro correspondiente.
  • Cumplir con sus obligaciones contables como las de llevar una contabilidad ordenada y adecuada a su actividad.
  • Permitir un seguimiento cronológico de las operaciones realizadas y que reflejen la imagen fiel del patrimonio, del resultado y de la situación financiera.
  • Deben elaborar anualmente una memoria económica.

Centrándonos en las fundaciones, una fundación es una organización con personalidad jurídica privada que se caracteriza por perseguir, sin ánimo de lucro, fines de interés general a favor de un colectivo beneficiario.  En una fundación el capital que aportan los fundadores sale de sus patrimonios y no pueden recuperarlo, tampoco pueden extinguir la fundación por su propia voluntad. Sin embargo, en el caso de una asociación o una sociedad, los socios son dueños de una parte alícuota del patrimonio y del capital societario y pueden extinguir la entidad libremente.

Pues bien, después de esta pequeña puesta en escena toca destacar que Hacienda sospecha sobre un presunto fraude en las fundaciones. La primera sospecha se debe al incremento del número de fundaciones: en el último año se han creado 200 nuevas fundaciones y desde 2009 se ha observado un aumento considerable. Las sospechas prosiguen con las miles de facturas que se han emitido sin IVA; facturas de cursos de formación; refugio de actividades empresariales directas; las compensaciones económicas que han podido recibir los directivos

La Agencia Tributaria quiere comprobar si estas entidades realizan sus actividades sociales con total transparencia o si por el contrario actúan como una empresa más. Si este fuera el caso estas entidades pasarían a tributar al tipo del 30% del Impuesto de Sociedades, así como por el resto de impuestos de los que están exentas. Hacienda ya ha realizado algunas comprobaciones con ciertas entidades y, efectivamente, ha descubierto que no están cumpliendo con los requisitos y aún así no han renunciado al régimen de tributación especial.

Hacienda va a hacer una selección entre aquellas entidades que tengan un gran volumen de ingresos y gastos, que no hayan presentado la memoria anual o que incumplan la obligación de presentar cuentas anuales y comprobará el domicilio social. Ante la sospecha de que detecten cualquier anomalía como, por ejemplo explotaciones ajenas, se iniciará un procedimiento de inspección.

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Pasos básicos para la constitución de una sociedad limitada

Antes de iniciar la creación de una sociedad, debemos plantearnos qué actividad vamos a ejercer, a qué público nos vamos a dirigir…

También podría ser interesante realizar un estudio de mercado para poder estimar la aceptación de nuestro producto o servicio y conseguir una buena base de datos de posibles clientes.

Una vez que tengamos claro los puntos anteriores, podemos proceder a la creación de nuestra empresa. A partir de ahora nos vamos a centrar en explicar los pasos básicos para crear una Sociedad Limitada (SL) que son:

  1. Decidir la Denominación Social y posteriormente la obtención de la certificación negativa del nombre de la sociedad del Registro Mercantil Central. En la solicitud de la certificación los datos que se incluyen son:
    • Interesado o beneficiario de la certificación, o sea, el nombre de uno de los fundadores o promotores de la sociedad.
    • Denominación Social, que va a ser el nombre de la sociedad, se pueden poner hasta cinco posibles nombres por orden de preferencia.
    • Forma Social, en nuestro caso sería Sociedad Limitada o SL.
  2. Certificado bancario con las aportaciones iniciales efectuadas del capital social por parte de los socios fundadores.
  3. Otorgamiento de la Escritura de Constituciónde la sociedad, los datos básicos que debe incluir son:
    • Denominación y forma jurídica.
    • Capital social: para las SL el capital mínimo es de 3.000,00€.
    • Socios y suscripción del capital que hace cada uno de ellos.
    • Denominación social.
    • Objeto social.
    • Forma del órgano de administración.
  4. Solicitud del CIF Provisional, se puede hacer presentando un modelo censal en la Agencia Tributaria o solicitándolo directamente en el momento de la constitución.
  5. Presentación del Impuesto sobre Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados, estando la constitución de sociedades exenta.
  6. Inscripción de la escritura en el Registro Mercantil donde tenga el domicilio social la empresa. En ese momento la sociedad adquiere capacidad jurídica.
  7. Una vez inscrita, podemos obtener el CIF Definitivo, presentando la correspondiente declaración censal.

Con estos pasos ya hemos creado nuestra sociedad limitada, el siguiente paso sería comenzar a trabajar. Espero que os sirva de ayuda.

Fátima Doblas Lara
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP