Recomendaciones para el Sistema de Notificaciones Electrónicas Obligatorias (NEO)

Este sistema entró en vigor el día 1 de enero de 2011, (Real Decreto 1363/2010, de 29 de octubre), a partir de esta fecha determinados contribuyentes están obligados a recibir comunicaciones y notificaciones electrónicas.  La Agencia Tributaria se encargará de comunicar al contribuyente la inclusión en este sistema mediante carta, como venía haciendo habitualmente con otras notificaciones.

¿Qué debemos hacer cuando recibimos esta carta? Pues bien, desde el momento en que recibimos la carta, queda notificado y por consiguiente obligado a la recepción de comunicaciones y notificaciones electrónicas. El siguiente paso que debemos dar es disponer de un certificado electrónico, con este certificado podremos acceder al buzón donde la Agencia Tributaria aloja las comunicaciones y notificaciones, si no disponemos de certificado electrónico podremos recibir las notificaciones a través de apoderamiento, bien sea de persona física o jurídica (siempre que tengan certificados electrónicos).

¿Dónde se alojarán las comunicaciones / notificaciones electrónicas?  El prestador de este servicio  es la entidad “Correos y Telégrafos”, por lo que hay que registrarse en su página web http://notificaciones.060.es, (es obligatorio el registro) aquí podremos crear nuestro perfil e indicar cómo queremos que nos avisen cuando la Agencia Tributaria aloje una comunicación o notificación en nuestro buzón; la forma más usual es indicar nuestra dirección de correo electrónico o varias direcciones, también tenemos que indicar un número de teléfono.  Es muy importante que nuestro perfil esté completo.

Los puntos de acceso al buzón son:
http://notificaciones.060.es
http://www.agenciatributaria.gob.es (sede electrónica de la Agencia Tributaria).

Las comunicaciones / notificaciones se recibirán tanto en un buzón como en otro, por lo que tenemos que ir descargando de ambos buzones. Un punto importante a destacar es que las diligencias de embargo de crédito y las diligencias de sueldos y salarios solo van a alojarse en el buzón 060 de Correos. Al entrar al buzón del 060 de Correos nos encontraremos con 3 pestañas: notificaciones, comunicaciones y autorizadas; pues bien, ojo con la pestaña de comunicaciones porque la Agencia Tributaria no nos avisa mediante correo electrónico, tenemos que entrar nosotros directamente a recogerlas.

¿Qué hacemos cuando nos encontramos con una comunicación / notificación electrónica en nuestro buzón? Tenemos 10 días naturales desde su alojamiento para recogerla del buzón, si transcurrido este plazo no se recoge, nos damos por notificados, por lo que nuestra recomendación es acceder al menos una vez por semana. Las comunicaciones / notificaciones permanecerán en el buzón de correos 30 días naturales, y podremos acceder tantas veces como sea necesario, después sólo podrán consultarse en la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

Para terminar, os indico la relación de personas y entidades que según la Agencia Tributaria están obligadas a recibir comunicaciones / notificaciones electrónicas:

“Sociedades Anónimas (NIF letra A) y de Responsabilidad Limitada (NIF letra B), personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que no tengan nacionalidad española (NIF letra N), establecimientos permanentes y sucursales de entidades no residentes (NIF letra W), Uniones temporales de empresas (NIF letra U), agrupaciones de interés económico, agrupaciones de interés económico europeas, Fondos de pensiones, Fondos de capital riesgo, Fondos de inversiones, Fondos de titulización de activos, Fondos de regularización del mercado hipotecario, Fondos de titulización hipotecaria y Fondos de garantía de inversiones (todos ellos NIF letra V), contribuyentes inscritos en el Registro de Grandes Empresas, contribuyentes que tributen en el Régimen de Consolidación Fiscal del Impuesto sobre Sociedades, contribuyentes que tributen en el Régimen especial del Grupo de Entidades del IVA, contribuyentes inscritos en el Registro de Devolución Mensual del IVA (REDEME), contribuyentes con autorización para presentar declaraciones aduaneras mediante el sistema de transmisión electrónica de datos (EDI) “.

Espero que os sirva de ayuda…

Raquel Gómez Adarve
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Corrección de errores contables: ¿Es necesaria la reformulación de las cuentas anuales?

En este post vamos a analizar si la subsanación de un error contable implica o no la reformulación de las cuentas anuales.

La norma de registro y valoración (NRV) 22ª sobre Cambios en criterios contables, errores y estimaciones contables, incluida en la segunda parte del Plan General de Contabilidad (PGC), aprobado por el Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre, indica que los errores contables incurridos en ejercicios anteriores, se corregirán en el ejercicio en el que hayan sido detectados. Debiéndose contabilizar el ajuste en una partida de reservas por el efecto acumulado de las variaciones de los activos y pasivos que ponga de manifiesto la subsanación del error. Además, la empresa debe modificar las cifras de la información comparativa e incluir la información correspondiente en la memoria de las cuentas anuales.

Además la norma de elaboración de las cuentas anuales nº 8 de Estados de cambio en el patrimonio neto establece que

“cuando se advierta un error en el ejercicio a que se refieren las cuentas anuales que correspondan a un ejercicio anterior al comparativo, se informará en la memoria, e incluirá el correspondiente ajuste en el epígrafe A.II de estados del cambio en el patrimonio neto, de forma que el patrimonio inicial de dicho ejercicio comparativo será objeto de modificación en aras de recoger la rectificación del error. En el supuesto de que el error corresponda al ejercicio comparativo, dicho ajuste se incluirá en el epígrafe C.II del Estado total de cambios en el patrimonio neto”.

En el artículo 38.c del Código de Comercio, y en el Marco Conceptual del PGC se dispone que

“si los riesgos se conocieran entre la fecha de formulación y antes de la fecha de aprobación de las cuentas anuales, y afectaran de forma muy significativa a la imagen fiel, las cuentas anuales deberán ser reformuladas”.

En este mismo sentido, el PGC se pronuncia sobre este hecho, al señalar que

“la regla legal relativa a los hechos posteriores al cierre del ejercicio no tiene como objetivo imponer  a los administradores una exigencia de reformulación de las cuentas anuales ante cualquier circunstancia significativa que se produzca antes de la aprobación por el órgano competente. Por el contrario, solo ante situaciones de carácter excepcional  y máxima relevancia en relación con la situación patrimonial de la empresa, de riesgos que aunque conocidos con posterioridad existieran en la fecha de cierre de las cuentas anuales, deberían llevar a la reformulación de estas. Dicha reformulación debería producirse con carácter general hasta el momento en que se ponga en marcha el proceso que lleva a la aprobación de las mismas”.

En definitiva y como resumen de todo lo indicado en las normas reseñadas anteriormente, con carácter general, los errores contables deben subsanarse en el ejercicio en el que se detectan, debiendo reflejarse la citada rectificación en las cuentas anuales del ejercicio.

Según lo comentado anteriormente, podemos concluir que:

  • Si el error contable se detecta en el proceso de formulación de las cuentas anuales, y este  tiene un efecto SIGNIFICATIVO sobre las mismas, debe ser corregido mediante un ajuste contable en las cuentas anuales que se formulan para que éstas sean correctas.
  • Si el error contable se detecta después de haber transcurrido el plazo de formulación, y antes de ser aprobadas, y el error tiene un efecto SIGNIFICATIVO sobre las cuentas anuales, éstas deberán ser reformuladas.
  • Si el error que se detecta tiene un efecto NO SIGNIFICATIVO, se seguirá la regla general, esto es, deberá subsanarse en el ejercicio en el que se detecta, debiendo reflejarse la citada rectificación en las cuentas anuales de dicho ejercicio. El ingreso o gasto correspondiente a ejercicios anteriores, motivará en el ejercicio que se detecta el error, un ajuste por el efecto acumulado de las variaciones de los activos y los pasivos, el cual se imputará directamente a patrimonio neto, en concreto a la partida de reservas.

Isabel Díaz Rosado
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP

Pago en efectivo: Límite 2500 euros

A partir del 19 de Noviembre de 2012 no podrán realizarse pagos en efectivo que superen los 2500 euros. Exponemos algunos matices que debemos tener en cuenta para asimilar cuanto antes esta novedad en la legislación.

La tan anunciada restricción al uso del dinero en efectivo ha llegado, instrumentada a través de la Ley 7/2012 en su artículo 7 apartado Uno.1 en el que se establece que

“No podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.”

A la hora de comprobar si superamos el límite o no, para el caso en que haya pagos parciales para una misma operación, habrá que remitirse a la suma de estos pagos parciales realizados en efectivo y no a su consideración de forma individual.

Estas limitaciones entran en vigor el próximo 19 de noviembre y se centran en las operaciones en las que intervengan empresarios o profesionales. Para particulares este importe se eleva a 15.000 euros pero sólo en el caso en que no se tenga domicilio fiscal en España.

Habrá que cambiar el chip y no olvidarnos de nuestro nuevo artículo 7, ya que las sanciones a las que nos exponemos son del 25% del importe pagado en efectivo, pero no sólo para quien realice el pago, también se establece esta sanción para quien reciba total o parcialmente dichas cantidades en efectivo superando los límites.

Además ambos, tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga excepto en el caso en que una de las partes denuncie este hecho ante la Agencia Tributaria.

En fin, tendremos que interiorizar esta nueva cifra mágica de nuestro ordenamiento jurídico y tenerla siempre presente cuando realicemos nuestros pagos en efectivo.

Lidia Planas Martín
Emede y Asociados Asesores Tributarios, SLP